A punto de concluir la ampliación del Joven Labrador
Turnos en el Hospital: Se trabaja para seguir mejorando
Hoy es jueves 20 de septiembre de 2018 y son las 04:18 hs. ULTIMOS TITULOS: El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Sergio Massa le deseó un "pronto restablecimiento" a Macri tras el cuadro de arritmia / Ricardo Lorenzetti: "Los ataques y presiones a los jueces debilitan la credibilidad" / Rodolfo Canicoba Corral, sobre los jueces militantes: "No los entiendo" / 12 fotos de la cumbre de jueces en el Vaticano sobre trata y crimen organizado / El papa Francisco a los jueces: "Yo sé que sufren presiones y amenazas" / El fiscal Guillermo Marijuán allanó una propiedad que Lázaro Báez comparte con Cristina Elisabet Kirchner / Mayra Mendoza: "No imagino el ánimo de la gente llegado fin de año si continuamos así" / Las CTA protestaron en Plaza de Mayo contra el cepo laboral y el aumento de las tarifas / La Coalición Cívica denunció a Scioli por fraude contra la administración pública / Tras el procesamiento, Cambiemos avanza con la remoción de Echegaray de la AGN / Crisis en Venezuela: "Mauricio Macri tiene que escoger si está con la democracia o con la dictadura", pidió la opositora Corina Machado /

  OPINIÓN  3 de abril de 2016
Apuntes Ciudadanos: Quasimodo
Alejandro Rojo Vivot nos hace pensar en como el humor y la política continuamente se confunden en la realidad cotidiana en la historia y en nuestros días. HUMOR, POLÍTICA y AFINES XIX.

Ilustración: “Violeta ayudando a beber a Quasimodo” de Antoine Johannot (1803-1852), célebre pintor, ilustrador y grabador francés.

 

Donde no hay sentido del humor hay dogma".

 

Alfonso Ussía (1948)

 

El muy prolífero escritor y filósofo español estadounidense Jorge Luis Ruíz de Santayana y Borrás (1863-1952) apuntó: “los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”, tan válido para todos los individuos como comunidades. La política y, particularmente, los ciudadanos deben tenerla muy presente.

El extraordinario novelista y poeta de interesante vida política, el francés Víctor Hugo (1802-1885), en su famosa obra “Nuestra Señora de París” (1831) relata con maestría los más obscuras y aberrantes formas de ejercer el poder.

El campanero de la Catedral gótica parisina, abandonado al nacer en su atrio y adoptado por Frollo, el Archidiácono, es conocido como Quasimodo en relación, por un lado a su discapacidad (casi humano) y por otro lado por la festividad religiosa del primer domingo de Pascuas (“Así como…”, comienza la Liturgia de esa festividad cristiana), día en que fue encontrado.

El escritor se ocupó muy particularmente de la pobreza, la infancia y las personas con discapacidad, olvidados, entre otros, de la política en general y del accionar de los poderes públicos en particular, lo que le significó un exilio por veinte años (1852-1870) y que a su fallecimiento recibió los honores máximos del Estado, siendo acompañado por unos 2.000.000 de personas hasta el Panteón de París, que ni los más poderosos políticos lo logran.

La acción principal se concentra en la célebre Catedral, inaugurada en 1345, y en sus alrededores, comenzando el relato el 6 de enero de 1482, durante el reinado del absolutista Luis XI (1423-1483), cuando se celebraba “la doble solemnidad, reunida desde tiempo inmemorial, del día de Reyes y las Fiestas de los locos”.

Cada 6 de enero se elegía al “papa de los locos”, en un concurso grotesco donde se premiaba la fealdad así entendida por los asistentes.

Triunfa Quasimodo con “una nariz de tetraedro, de esa boca como herradura de caballo, de ese pequeño ojo izquierdo obstruido por cejas espinosas y rojas mientras el ojo derecho desaparecía enteramente bajo una enorme verruga, de esos dientes desordenados, dispersos, como las almenas de una fortaleza, de esos labios callosos sobre los cuales avanzaba uno de sus dientes como la defensa de un elefante, de ese mentón hendido (…)”. El pueblo presente cree que es una mueca de artificio pues no lo concibe como posible; no obstante lo consagran: “se hizo salir en triunfo al bienaventurado papa de los locos. Pero fue entonces cuando la sorpresa y la admiración al máximo. La mueca era su verdadero rostro”.

La genial obra, con gran desarrollo histórico y político, puede ser leída como una gran humorada trágica, llena de contrastes donde los buenos son los malos y viceversa, primando las apariencias y la estética sobre la condición humana.

La Corte de los Milagros (Cour des miracles) medieval está descripta en detalle por lo que se puede rememorar a muchos barrios de la actualidad en que se los ningunea como entonces, oficialmente ocultando los datos claves, construyendo altos paredones, observándolos desde helicópteros públicos de uso privativo, la educación de calidad está bien lejos de las zonas con población más carenciada y sin acceso a servicios básicos, etcétera.

En el siglo XXI, algunas búsquedas laborales siguen estipulando como necesaria la buena presencia.

Con su quinto postulado, Euclides nos enseñó que las paralelas nunca se cortan, mientras que el humor y la política continuamente se confunden en la realidad cotidiana, buscando sin éxito aturullar [1] a la gente.

 

[1] Confundir.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas





LO MAS LEIDO DEL MES

 
Violentísimo asalto a empresario en su casa
El Calafate tendrá su cine
Aquino. “Me dispararon a matar. Estoy vivo de milagro”
Años después terminaron su secundario.
Choque sobre el puente principal
 

HORÓSCOPO

 
Sagitario
 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA

 

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2018

 
COMENZÓ LA RUPTURA DEL GLACIAR MORENO
LA GRILLA COMPLETA DE LA FIESTA DEL LAGO 2018
Por su retroceso el Glaciar más grande de la Argentina se queda sin visitas
Ya hay evacuados por la inundación
Sebastián Yatra lanzó su video grabado en El Chaltén
 

TABLA DE POSICIONES

 
 


Ahora Calafate - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet