Turistas coreanos protagonizan vuelco
El Calafate va a la FIT con la expectativa de un logro histórico

  DEPORTES  27 de septiembre de 2018
Rafael Lim presente en la Ultra Trail Torres del Paine
El ultra maratonista de El Calafate participó de esta carrera que se realizó el fin de semana en ese Parque Nacional en Chile. El propio atleta lo cuenta en primera persona, pasen y lean.

Y a las 03.00AM del sábado sonó el despertador, aunque no fue necesario escucharlo, porque hacía 15' minutos que me había levantado. La ansiedad de lo que iba a vivir sólo me dejó dormir unas horas. Y como ocurre en todas las carreras, la noche anterior ya había preparado todo el material que iba a necesitar.

Llegué a tomarme el bus a las 03.55AM, era uno de los últimos (minutos antes Cami Pérez del staff me había enviado un WhatsApp para que me apurara).

Un viaje de 1h30' nos dejó en el gimnasio de Cerro Castillo. Frente a éste era la partida. Ya una vez hecho el chequeo y entrega del bolso de corredor comenzaba el tiempo de mentalizarse y concentrarse para a vivir otro día largo en las montañas. Mientras acomodaba mi mochila, Tito Nazar, un gran amigo que me dio las montañas, me enseñó a doblar mi campera para hacerla menos “voluminosa”. Siempre aprecio el cariño y la buena energía que me da cada vez que nos vemos.

Luego de tomar un café y hablar con diferentes personas, algunos de ellos amigos, hizo que todo pasará rápido. Era una madrugada fría (06.00AM), pero estar en la línea de partida junto a 45 corredores más, escuchando la cuenta regresiva, hizo que me olvidara de eso por unos segundos. Además, no era nada que no haya experimentado ya.

Los primeros minutos de carrera fueron rápidos, hasta entrar a un camino de tierra que nos llevaría a subir nuestros primeros metros de desnivel. A partir de ahí, y por unas horas, cruzamos tranqueras, corrimos por caminos rurales y algunas huellas. Una vez que amaneció, se veían las cumbres nevadas, lo que me hacía imaginar lo frías que iban a estar las zonas de montaña por las que teníamos que cruzar. Ya desde el Km 5 los pies siempre estuvieron mojados. Cruzar pequeños arroyos, mallines, y zonas inundadas hizo que los pies estuviesen helados. En varios momentos, aproveché los tramos de planos y descensos para correr más fuerte de lo habitual y poder ganar tiempo (en las subidas venía muy lento), aunque salí con los bastones, los ascensos me estaban costando más de lo que imaginaba. Un descenso vertical en el Km 15 (casi una pared!!!) me recordó estar bajando el Ce. Bs.As.; fue uno de los momentos de mayor concentración. En ese PC (Puesto de Control) llegaba en el puesto 18vo.

Ya a partir de ahí, fue tratar de "correr en el agua" hasta el último control antes de subir la montaña más alta, y llegar a la cumbre nevada. Recién en ese punto (Km 20) me alimenté "bien" (pan, salame y unas galletas) para poder subir hasta los 870msnm. Si bien estoy acostumbrado a esas alturas, ese ascenso "fue eterno”. Pero una vez arriba, fue más lento todavía. La nieve escarchada hasta las rodillas, no dejaba que avanzara como uno quería. Y como en toda carrera, mi peor enemigo, era  el tiempo de corte. Sabía que tenía que tratar de acelerar mi paso. Por eso, mientras ascendía, y luego al descender de esa montaña, las palabras de Pablo (mientras corrimos juntos en el cerro) fueron mi - leitmotiv - "Pa, un corredor de montaña nunca se rinde. Y acordate, lo mejor de subir la montaña, es bajarla”.

Una vez abajo (fue uno de los descensos más rápidos que hice en carrera) en el PC del Km 30 (llevaba casi 6hs de carrera) me apuntaban en el puesto 16to.

 Llegar al siguiente PC fue desgastante. Había "quemado" muchas piernas en esos 1eros 35K.

 Sólo recuerdo haber cruzado arroyos, mallines y muchas zonas inundadas. Llegar al PC del Km 40 y saber que tenía la mitad de la ultra en mis piernas, me dio algo de fuerzas para seguir empujando. El siguiente punto era el PC del Km 45, que era el punto de retiro de los Bolsos de Corredor. Si bien no había dejado nada para retirar ahí, en mi plan de carrera me había dispuesto a comer algo caliente y seguir. Pero en ese punto, comenzó otra carrera para mí.

 Llegué al Km 45 a las 15.20hs. Llevaba poco más de 9hs moviéndome en la montaña. Y mi objetivo de ganarle al tiempo de corte, era llegar al Km 67 antes de las 19.00hs. Tenía 3h40' para hacer esos 22Km de montaña. Por eso desistí de comer y sólo me reabastecí con líquidos y seguí al siguiente PC - Las Dudas - Km 58. Ahí decidiría si comer (si avanzaba rápido) o no. Correr esos 13 Km siguiendo un sendero y un camino rural inundado, me hicieron sentir que fue el tramo más largo a unir. Demoré 2h40' corriendo lo más rápido que pude (y que me dejaron los tramos de agua y barro). Volví a reabastecerme y pregunté la hora "25 para las 18!". Tenía 1h35' para llegar al Punto de Corte - Mirador Grey - en el Km 67. Entonces, volví a salir sin comer. Y corrí. Corrí como alguna vez lo hice en la 2da noche de las 100M de Ultra Fiord, junto a mi amigo Jordi Tosas. Pero con una sensación diferente. Entre angustia y desesperación (?). Hasta que llegué a la última trepada. Ahí me di cuenta que las piernas estaban fundidas. No tenía más combustible por quemar.

Llegué al Punto de Corte a las 19.20hs. Perdí por 20´.

Escuché a una persona del staff preguntándome si quería seguir los últimos 14K a la meta, a pesar de no haber superado el corte (había dejado cuerpo y alma, sobre todo mis piernas en eso 1eros 60K), pero no dudé cuando Cami dijo de cortarme el chip de corredor. Me rendí.

Como lo dije ayer, esta vez Ultra Paine volvió a mostrarme lo duro y hostil que puede ser la montaña. Juro que traté de correr lo más rápido que pude. Pero la nieve y el barro me volvieron a golpear muy duro.

Volví a ponerme un número de corredor. Pero esta vez fallé.

Sólo me quedarán en el corazón los mejores momentos que viví corriendo como pocas veces lo hice, sintiendo que lo daba todo. Recordarlo a Pablo corriendo a mi lado, e imaginarme a Jordi Tosas empujándome para acelerar. Son los momentos de la carrera que no voy a olvidar.

Hoy, volví a ver los rostros de mamá y papá que fueron a buscarme, ellos siempre están en mis "victorias", pero por sobre todo, en mis "derrotas".

"Tenes las montañas de Calafate para correr, no hace falta venir acá" Don Lim

Gracias Stjepan Pavicic por una nueva oportunidad de estar presente en Ultra Paine. Y a todo tu staff que estuvo brillante en todos los puestos de control y abastecimiento. Felicitaciones miles amigo!

Por Rafael Lim



COMPARTIR:
Notas Relacionadas





LO MAS LEIDO DEL MES

 
La calafateña que bailó en el Colón ante los líderes del mundo
Recibió un premio de manos del joven al que le salvó la vida
Detectan peligrosa bacteria en el sector de Terapia Intensiva del hospital.
Presentan el hallazgo del Plesiosaurio de El Calafate
Un joven herido en fuerte choque
 

HORÓSCOPO

 
Leo
LEO (del 24 de julio al 23 de agosto)

Las reformas en el hogar o la limpieza general son las tareas más recomendables para este día. Comienza por lo más urgente. Según las estadísticas, el ámbito laboral es buen lugar para encontrar el amor. Descubrirás que alguien se está fijando en ti. Es cierto que tu situación económica mejoró, pero sería bueno no olvidar que el ahorro es la base de la fortuna. Sugerencia: No seas tan cerrado en tus pensamientos. La gente que te rodea puede enseñarte diferentes maneras de ver y enfrentar la vida.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
36.37
38.37

 

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2018

 
Encuentran sin vida médica local.
Atención: Ruta tapada de nieve en Cuesta de Miguez
COMENZÓ LA RUPTURA DEL GLACIAR MORENO
LA GRILLA COMPLETA DE LA FIESTA DEL LAGO 2018
Choque fatal. Murió un chico
 


Ahora Calafate - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet