El argentino Jean Maggi subió al Himalaya con su bicicleta de mano y el documental es furor en Netflix

Deportes 07 de agosto de 2020 Por Para Deportes
ELI_2_-scaled

“El infarto me salvó la vida”. Sí, aunque parezca increíble, la frase de Jean Maggi es real. Así se expresó en el documental “El límite infinito”, que se estrenó en Netflix en junio de este año. Allí, Maggi relata cómo fue llegar a la cumbre del Himalaya con una bicicleta adaptada en 2015. La recomendamos para verla a todos, inspiradora historia de vida.


En el transcurso del documental, de 47 minutos, se repasa la vida de Maggi, que perdió la movilidad de sus piernas por la poliomelitis. “Llegamos a Netflix por 100 Bares, la productora de Campanella. Cuando resolvimos hacerlo fue nuestro norte”, explicó el cordobés.

Durante el documental, Maggi cuenta cómo sufrió su discapacidad de niño. “En las clases de educación física me daban hora libre, por ejemplo”, relata. O que iba caminando por las calles y las señoras le tocaban la cabeza y le decían “pobrecito”. Por eso, cuando llegó a la cumbre del Himalaya gritó: “Me gustaría que estén acá”.

También contó cuando rozó la muerte: “Tuve un infarto y cuando salí del quirófano crucé mi mirada con la de mi mujer Victoria. Ahí me di cuenta que tenía que cambiar. Por eso digo que el infarto me salvó la vida”.

Y empezó otra vida. Más saludable y amigable. Y mucho deporte: básquetbol, tenis, ski de nieve y equitación. Entonces llegó su primera bici y con ella su participación en el maratón de Nueva York de 2003. Fue la línea de partida.

Hasta que llegó la propuesta de subir al pico más alto del mundo con su bicicleta. Fueron 109 días de entrenamiento para alcanzar el Himalaya. Más de seis horas por día durante seis días de preparación. Por eso la emoción y la alegría tras 11 días hasta conseguir el objetivo con la bandera argentina.

El cierre del documental muestra la otra faceta. La de la solidaridad. “Se me ocurrió crear una fábrica de bicicletas adaptadas donde trabajan personas con discapacidad”, explicó. Está claro que es como dice el documental: el límite es infinito.

Te puede interesar