Cuando un amigo tiene coronavirus

Opinión 12/08/2020 Por Pablo Perret
Esta es la crónica de cómo se vive en el día a día, esta enfermedad maldita en alguien allegado a uno. La discriminación, el ser señalado con el dedo, cuando solo se busca la noticia y no importa la persona, etc. Son algunas cosas de todo lo que tenemos que leer y aprender de una pandemia, sino vamos a volver a cometer los mismos errores en el futuro.
coronavirus-dia-del-amigo_862x485

Un día un amigo me avisa que se contagió de coronavirus y lo primero que uno le pasó cuando leyó el mensaje es, “uy que macana, que enfermedad de m.” y enseguida contestarle que esté tranquilo, que cualquier cosa que necesite estoy a su disposición para lo que sea, como por ejemplo a comprarle víveres o lo que necesite.

Luego enviarle mensajes durante el día para ver cómo se siente y me dice que cansado, con fiebre, los primeros días.

Paralelamente, no soy de ver redes sociales las uso solo por mi trabajo personal y profesional, pero en el wathsapp comienzan a llegar mensajes con discriminación, sin ponerse en el lugar del otro, acusándolo de esto o de aquello, pero mi amigo no sabe cómo se contagió y yo le creo, porque es mi amigo y eso está por sobre cualquier red social o cualquier reclamo que cualquier persona me pueda hacer.

Lamentablemente el no leer, no estudiar, no capacitarse en esta enfermedad,  que es la primera pandemia de este siglo después de 102 años de la última en 1918, hace a las personas ser ignorantes en el tema y hay mucha gente que primero piensa en sus intereses personales por sobre cualquier ser humano que se pueda contagiar con este virus.

Pasaron los días y los mensajes eran, “amigo estoy cansado, con dolor de cuerpo, no me puedo levantar de la cama, no tengo ganas de nada, no tengo gusto ni olfato, me duele la cabeza”. Uno desde el otro lado del teléfono alienta, vamos que va a pasar, que enfermedad de m… y asi alentando porque mucho mas no puede hacer.

Finalmente llega el mensaje de que, “hoy estoy mejor, por suerte va aflojando, pero la verdad la pase mal amigo, muy mal, no se lo deseo a nadie”. Igualmente cualquiera sigue escribiendo en las redes cualquier cosa, sigue sin importarle ni pensar que le puede pasar a un pariente cercano o amigo o al mismo, solo le importa escribir lo que él individualmente escribe, mucha miseria humana sin dudas demuestra esta pandemia también.

Luego llega otro mensaje, “hoy estoy un 97% mejor la verdad, esperando poder terminar con esta enfermedad, aunque ya no seré el mismo después de esto, he pensado mucho y realmente sé que personas están con uno y son contados con los dedos de la mano”.

Ahora como amigo espero que todo esto pase y, cuando se pueda, poder juntarnos de nuevo para celebrar la vida, como siempre lo hacemos, que es lo más importante de la vida, la amistad, lo otro como decía mi mamá: “las personas que tienen miseria humanas, serán miserables toda la vida”.

Ojalá que de esta pandemia leamos, nos capacitemos y aprendamos para la próxima, porque la humanidad no sabe cuándo será la próxima, ojala que no la haya, pero el ser humano, está claro, no maneja estas cosas, solo las padece.

Por Pablo Perret

@VascoPerret

Pablo Perret

Periodista desde octubre 1988. Fundador y Conductor del programa "Marathon Deportiva" julio 1992. En FM DIMENSIÓN desde marzo 2005. Fundador y miembro de AHORA CALAFATE desde 2007

Te puede interesar