CARTAS ORGÁNICAS Y EL DÉFICIT URBANO

Opinión 12/08/2020 Por Alejandro Rojo Vivot
Este tema es algo muy importante para tener en cuenta cuando se redacta esta herramienta ciudadana en nuestras ciudades, y donde la participación ciudadana es esencial con sus derechos y obligaciones. Por Alejandro Rojo Vivot.
20190817 favela en un morro

FOTO: ARV. FAVELA EN UN MORRO EN EL CENTRO DE RÍO DE JANEIRO. 2019

“Los habitantes tienen los siguientes deberes: (…)

Cumplir con esta Carta Orgánica y las normas que en su consecuencia se dicten. (…)

Participar en la vida ciudadana y cumplir con sus obligaciones cívicas.

Conservar y proteger los intereses y el patrimonio histórico cultural y ambiental de la Ciudad.

Contribuir equitativamente con los gastos que demande (n) [1] la organización y funcionamiento del Municipio y cumplir con las cargas tributarias dispuestas en legal forma. (…)

Trabajar o desarrollar actividad lícita.

Preservar el ambiente, evitar su contaminación, participar en la defensa ecológica del Municipio y reparar los daños causados”. [2]

 

Carta Orgánica de Río Grande (2006)

 

Bien entrados en el Siglo XXI continúan las periódicas inundaciones incontrolables con numerosas evacuaciones y destrucción de bienes personales y comunitarios, deficientes suministros de energía eléctrica, hacinamiento en barrios precarios, degradación del hábitat, aumento de la violencia urbana, baja o irregular cobertura de Internet, restricciones operativas para nuevas edificaciones, viviendas sin cloacas y sin agua corriente potabilizada, etcétera.

En algunos casos, el déficit aumenta los costes por pérdida de mercadería refrigerada, instalación de generadores y sistemas de vigilancia privada, etcétera.

Al mismo tiempo se acrecienta la presión fiscal en los que aportan mientras los evasores restan financiamiento a los poderes públicos.

Además pocos son los que saben con precisión ¿a dónde van los impuestos y las tasas municipales?

El fin primario de brindar servicios a toda la población es cumplido, frecuentemente, en forma deficiente e insuficiente: calles sin asfaltar y los numerosos baches en las demás que entorpecen el tránsito con posibilidades de ser causa de accidentes y rotura de los vehículos, mal tratamiento de los residuos domiciliarios e industriales, poco aliento efectivo para la inversión privada, inseguridad jurídica, frecuentes anegamientos, etcétera.

Las ciudades que cuentan con cartas orgánicas poseen mecanismos ciudadanos conducentes, si se los pone en práctica por parte de los vecinos.

En tal sentido es oportuno traer a colación: “La administración municipal cumple una función de servicio. Los trámites y procedimientos municipales son diseñados priorizando su sencillez y facilidad de comprensión por los vecinos. Ningún trámite puede entorpecer u obstaculizar el libre desenvolvimiento de las actividades y servicios productivos. El Municipio prioriza y facilita permanentemente la creación e instalación de actividades y servicios, mediante trámites breves y sencillos. El régimen de empleo público municipal prevé como falta grave el incumplimiento de este principio”. [3]

Los presupuestos públicos son finitos, elaborados por el respectivo Poder Ejecutivo y aprobados por el Poder Legislativo incluyendo el propio que previamente lo envió para ser incluido en el general. [4]

Por caso, debe existir un explícito programa de gobierno [5] público y ampliamente difundido, que incluya taxativamente las promesas electorales que abrevaron el voto de la población.


 
[1] Municipalidad de Río Grande. Boletín Oficial. Carta Orgánica. AÑO XVIII, N° 301. 4 de diciembre de 2006. Está en singular cuando debe estar en plural.
[2] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 23°, incisos 2), 4), 5), 6), 8) y 9). Río Grande, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 30 de noviembre de 2006.
[3] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 42° Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 28 de marzo de 2002.
[4] Es decir, el Poder Legislativo elabora su presupuesto y lo aprueba.
[5] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 95°. Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 28 de marzo de 2002.

Te puede interesar