LAS CARTAS ORGÁNICAS Y UN DERECHO UNIVERSAL

Opinión 26 de agosto de 2020 Por Alejandro Rojo Vivot
La Participación Ciudadana es un elemento muy importantes para mejorar nuestro sistema democrático y la educación en valores algo que hay que trabajar día a día para cambiar la realidad que vivimos. Por Alejandro Rojo Vivot.
20200806 Ushuaia, ciudad turística

FOTO: ARV. USHUAIA 2020 

“La Comisión ha acabado su trabajo. Pedimos un esfuerzo común y nuevas normas de comportamiento a todos los niveles y en interés de todos. Los cambios de actitudes, de valores sociales y de aspiraciones a los que insta el presente informe dependerán de las amplias campanas de educación, debates y participación pública que se lleven a cabo. Para este fin lanzamos un llamamiento a los grupos de ĘťciudadanosĘź, a las organizaciones no gubernamentales, a las instituciones educacionales y a la comunidad científica. Todos ellos han desempeñado un papel indispensable en la creación de la conciencia pública y en los cambios políticos del pasado. Todos ellos desempeñarán un papel capital para colocar al mundo en los carriles de un desarrollo sostenido y echar los cimientos de Nuestro Futuro Común. [1] El proceso que ha conducido a la elaboración de este informe unánime demuestra que resulta posible aunar fuerzas, identificar objetivos comunes y ponerse de acuerdo sobre acciones comunes”. [2] [3]

 

Gro Harlem Brundtland (1939) [4]

 

En lo referente al cuidado y disfrute del ambiente, observando con algún detenimiento, quizá fácilmente encontraremos, en lo personal y colectivo, cambios positivos incorporados a los usos y costumbres, aunque ciertas personas siguen siendo carentes en tal sentido.

En otros casos los procesos continúan con lentitud, avances y retrocesos, restando un largo trecho para que se consoliden.

La educación en valores es una instancia inestimable para generar condiciones básicas en los individuos y sociedades en cuanto al comportamiento democrático cotidiano como el social.

Podemos seguir y conviene hacerlo, realizando tareas voluntarias como el recoger residuos en las playas marítimas urbanas, en el perímetro de una laguna, al borde de los ríos, etcétera, difundir campañas de información ambiental, etcétera.

Pero, cuando levanto un papel en la calle es probable que detrás haya quien esté por arrojar dos y un poco más lejos ya habrá cuatro, ejemplificando una progresión geométrica.

Al mismo tiempo o a continuación es necesario hacer foco en la incorporación, en cada uno de los habitantes, de valores como el respeto a la condición humana propia y de los demás.

Desde luego que las normas legales públicas son indispensables siempre y cuando sean eficientes en su cumplimiento y evaluadas periódicamente en cuanto a sus impactos específicos.

El resguardo ambiental también es una cuestión ética; [5] y así debe ser incorporado como conducta individual y colectiva.

Son varias la cuestiones que, por lo menos, en gran parte de la humanidad fue superando y en caso de suceder casi siempre el rechazo generalizado es notorio como, por ejemplo, ante el autoritarismo, el irrespeto por las minorías políticas (vamos por todos), la censura previa, la intromisión de un poder público sobre otro, la justicia por mano propia, etcétera.

La promoción del activo involucramiento ciudadano, debidamente informado, es fundamental sobre todo cuando se continúa generalizando la democracia delegativa y, por caso, la anomia en contextos que, cada vez más, demandan una perspicaz atención.


 
[1] Así es conocido el Informe.
[2] Naciones Unidas, Asamblea General. Informe de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. A/42/427. 8 de agosto de 1987.
[3] Oslo, 20 de marzo de 1987.
[4] Miembro destacada del Partido Laborista de Noruega; fue primera ministra en 1981, 1986-1989 y 1990-1996.
[5] Aristóteles: “La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica”.

Te puede interesar