CARTAS ORGÁNICAS: PROMOCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Opinión 16/09/2020 Por Alejandro Rojo Vivot
La participación de los ciudadanos es muy importante para la mejora de nuestras ciudades, y eso se da en aquellas ciudades que tienen esta herramienta y donde los vecinos donde aportan se ven resultados positivos de nuestras sociedades. Por Alejandro Rojo Vivot
Ánfora griega Perséfone y Sísifo

Ilustración: ÁNFORA GRIEGA ANTIGUA: PERSÉFONE Y SÍSIFO

“La participación, es la interacción de sujetos que dan forma a diversos sucesos y tienen como fin un beneficio colectivo”. [1]

 

Juan Enrique Hernández Rodríguez

 

Sin duda, en las comunidades que sus habitantes cuentan con su respectiva Carta Orgánica existen mayores y beneficiosas oportunidades de participación ciudadana, mejorando así la presente calidad de vida e incremento creciente de las alternativas positivas en el mediano y largo plazo.

Lo antedicho es una causa necesaria mientras que la suficiente es si los procesos se mantienen a lo largo de los años diversificándose en lo institucional como en lo cotidiano.

El célebre griego Platón (427 a.C.-347 a.C.) presenta a una adivina o sacerdotisa contemporánea expresando en el Banquete (385 a.C. aproximadamente): “La sabiduría más excelsa y más bella es la que preside el gobierno de los Estados y de las familias humanas y se la denomina prudencia y justicia”. [2] Luego la humanidad construyó sobre esos pilares el sistema de gobierno soberano, republicano, democrático y federal, aunque todavía existen países con partidos político únicos que gobiernan, casi siempre con la injerencia de las fuerzas armadas, donde los ciudadanos son camaradas y el que piensa distinto al oficialismo es un traidor; hay quienes los apoyan.

 

Surgen las conformaciones de estados nacionales y sus respectivas regiones y ciudades; con sus constituciones en las distintas instancias. Las cartas orgánicas incluyen la mayor cantidad y calidad de institutos de participación ciudadana.

Entonces, ¿por qué esas magníficas herramientas de involucramiento de la población en asuntos públicos poco se ejercen en el presente cuando a fines del Siglo XX y comienzos del XXI fueron tan importantes?

Desde luego que no existe una respuesta simplista unicausal y sí un entramado de factores con distintas intensidades y capacidades de incidencia en el conjunto.

Los vecinos, las organizaciones como una Cámara de Comercio, los sindicatos, los vecinalistas, los que se desarrollan en los medios de comunicación, los partidos políticos, etcétera, relativamente poco hacen para que se realicen instancias participativas o, por lo menos, no están siendo efectivos salvo algunas excepciones dispersas.

Los poderes públicos, en general, poco interés manifiestan en los hechos para cumplir lo establecido y la creación de nuevas y eficaces alternativas para hacer efectivo que “el poder reside en el pueblo”.

La anomia está tan generalizada que pocos son los que ejercen el derecho al acceso a la información pública, inclusive en escenarios con alta corrupción y sesgos autoritarios.

La mayoría de los partidos políticos y las alianzas electorales lejos están de poseer democracia interna; los acuerdos son de las cúpulas o en el más rayano personalismo; salvo unas pocas excepciones, los ingentes recursos y las fuentes de financiamiento de la política rara vez es pública y, muchas veces, espurio; la corrupción desalienta la transparencia y la participación.

También es cierto que existe un relativo poco interés en la capacitación ciudadana, con alguna excepción, incluyendo a la población en general como a los que son activos en los sindicatos, partidos políticos, asociaciones empresariales, grupos juveniles, emprendedores de causas: ambiente, desarrollo de la cultura, etcétera.

Asimismo, es justo agregarlo en el debate, hay quienes a la participación ciudadana la consideran poco conveniente, pues les resultan más efectivos los arreglos entre pocos como la toma y daca (tit for tat), [3] aun cuando son incomprensibles los arreglos que se establecen por fuera de las opiniones de los demás.

Las cartas orgánicas son las normas integrales, de máximo nivel local, que contribuyen eficazmente a mejorar la calidad de vida mediante la participación ciudadana.


 
[1] Juan Enrique Hernández Rodríguez. La participación ciudadana en la construcción de ciudadanía en jóvenes universitarios de la ciudad de puebla (2012-2015). Colegio de la Frontera Norte. Página 14. Ciudad de Juárez, Chihuahua, México. 2016.
[2] Platón. Diálogos. Espasa-Calpe. Segunda edición. Página 151. Buenos Aires, Argentina. 12 de septiembre de 1939.
[3] Técnica de negociación donde interviene el paso a paso.

Te puede interesar