CARTAS ORGÁNICAS: LAS VIVIENDAS Y LA GENTE

Opinión 06/01/2021 Por Alejandro Rojo Vivot
Nuevamente desde este espacio, se vuelve a mencionar algo sumamente importante que es el déficit habitacional municipal, donde el hábitat es un ítem a tener en cuenta y donde la participación ciudadana es muy importante. Por Alejandro Rojo Vivot.
20201122 Primavera Reserva Natural Urbana Ushuaia

FOTO: ARV.  PRIMAVERA. RESERVA NATURAL URBANA. BARRIO EL ECOLÓGICO, USHUAIA

“El Gobierno Municipal regulará y coordinará planes urbanísticos y edilicios tendientes al desarrollo armónico de la ciudad. Las políticas que se implementen procederán a: 1 – Promover el desarrollo regional. 2 – Velar por el patrimonio histórico y cultural. 3 – Usar racionalmente el suelo. 4 – Implementar planes de vivienda. 5 – Crear bancos de tierra a fin de complementar las políticas urbanísticas”. [1]

 

Carta Orgánica, Río Ceballos (1995)

 

Más allá de los discursos proselitistas, las políticas públicas referidas a cuestiones esenciales poco cumplimiento fehaciente puede esgrimir, sobre todo cuando observamos que los déficits aumentan o por lo menos se mantienen durante décadas; por caso, el “usar racionalmente el suelo. Implementar planes de viviendas” municipalmente.

Cuando se gobierna y legisla para todos es necesaria la ecuanimidad y buscar inteligentemente consensos, sobre todo cuando las pujas sectoriales son intensas y prolongadas.

El resguardo ambiental es fundamental en la consolidación del hábitat digno, tanto en el presente como para las próximas generaciones, teniendo en cuenta que es parte del patrimonio de la humanidad.

EN LÍNEAS GENERALES

En Argentina primó, continuando, el centralismo nacional y provincial cuando, en definitiva los habitantes viven en los parajes, pueblos, ciudades o en áreas rurales, sin que participen activamente cuanto se trata de los fondos públicos aportados por los contribuyente para el financiamiento de infraestructura básica y soluciones habitacionales. Casi siempre, se mantiene el concepto discrecional en la distribución de fondos y la unificación de alternativas edilicias y constructivas.

A veces se emplean recursos específicos destinados a soluciones habitacionales para edificar oficinas administrativas, templos, etcétera, sin la menor consulta anticipada a la ciudadanía.

¿Se presentan en audiencias públicas previas los estudios de impacto ambiental cada vez que se proyecta construir en barrio de viviendas con fondos públicos?

¿Cuándo se expanden las áreas edificadas se lleva adelante algún proceso de participación ciudadana con respecto a los mayores costes permanentes por los nuevos servicios esenciales necesarios?

El derecho a una vivienda digna es constitucional, como lo es el trabajo, a la asociación, a la protección del ambiente, a la contribución al sostenimiento del Estado, etcétera.

ES DECIR

Las respectivas cartas orgánicas establecidas constitucionalmente son la instancia relevante para la determinación específica y evaluable de esta cuestión principal.

¿Se promocionarán las organizaciones cooperativistas, el empleo de recursos locales, el diseño y el empleo de materiales regionales, la autoconstrucción, etcétera? ¿El resguardo ambiental será incluido taxativamente en las actividades privadas y públicas en cuanto a la solución del déficit habitacional? ¿Las reservas naturales urbanas estarán a buen recaudo ante las demandas insatisfechas de viviendas, nuevos barrios cerrados, etcétera?

“En Argentina tres millones y medio de familias –alrededor de un tercio de la población del país no tienen una vivienda adecuada. Esta situación parece agravarse año tras año, puesto que la tendencia al aumento del déficit habitacional se mantiene desde 2001. Frente a este panorama, tanto el diseño como la implementación de la política de vivienda constituyen una instancia clave de la gestión del territorio para revertir las desigualdades estructurales”. [2]

EN UNA APRETADA SÍNTESIS

Con frecuencia son restringidas las estrategias que dejan de lado, por caso, la incidencia de:

-los altos niveles de corrupción que encarecen el coste total de la solución habitacional

-el secretismo en cuanto al financiamiento de la actividad política

-centralismo gubernamental versus desarrollo de políticas locales

-perspectivas partidarias que, cuando llegan al poder, se convierten en auto fundacionales, inclusive denostando a gestiones del mismo partido político sin lograr continuos que vayan progresando, con un coste adicional que repercute notoriamente en las comunidades

-contratación de empresas con altos costes fijos e inversiones en planes que quedan a mitad de camino o las demoras en concretarse que encarecen aún más los emprendimientos

-perspectivas acotadas que suponen que con la entrega de una solución habitacional se acabó en forma definitiva el problema que lo generó y, por caso, no se incluyen acompañamientos y, eventualmente, asistencia

-políticas clientelares que refuerzan las situaciones de dependencia con respecto a los administradores de los recursos aportados por los contribuyentes.

ES POSIBLE

Desde luego que existen propuestas dignas de destacar y que las respectivas cartas orgánicas son herramientas institucionales que contribuyen en mucho a que los ciudadanos, participando activamente, consoliden comunidades justas y democráticas.

Asimismo cabe señalar que, en muchos casos, la situación habitacional y del hábitat es notoriamente deficiente en las zonas rurales. En tal sentido es dable recordar el Estatuto del Peón Rural [3] de la dictadura (1943-1946) que integraron, entre otros, los militares Edelmiro Julián Farrell (1887–1980) y Juan Domingo Perón (1895-1974) que, entre otras cuestiones, se ocupó por primera vez de las viviendas destinadas, como parte del salario, a quienes trabajan en relación laboral en las unidades productivas agrícolas ganaderas. [4] [5] [6]


 
[1] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 33°. Río Ceballos, Provincia de Córdoba, Argentina. 7 de diciembre de 1995.
[2] Granero Realini, Guadalupe; Barreda, María Pía y Bercovich, Fernando La política habitacional en Argentina. Una mirada a través de los institutos provinciales de vivienda. CIPPEC. Documento de trabajo N° 181. Buenos Aires, Argentina. Mayo DE 2018.
[3] “Artículo 10°. Las prestaciones de alojamiento y alimentación tomadas a su cargo por el patrón, importan la obligación de proveerlas en condiciones de abundancia y de higiene adecuadas, pues llevan aparejadas una quita sobre el salario fijado por la ley. En consecuencia, el obrero tiene derecho para reclamar ante la autoridad de aplicación, cuando ambos extremos no sean razonablemente cumplidos. Artículo 11°. El alojamiento deberá satisfacer condiciones mínimas de abrigo, aireación, luz natural y de espacio equivalente a quince metros cúbicos por persona; contará asimismo, con muebles individuales para el reposo y comodidades para la higiene personal completa, con arreglo a las condiciones ambientales y posibilidades y naturaleza de la explotación. Artículo 12°. Los locales destinados a habilitación (sic) del personal no podrán ser utilizados como depósito y tendrán una separación completa de los lugares de crianza, guarda o de acceso de animales”. Ver también los artículos 1° y 4°.
[4] Argentina. Decreto PEN N° 28.169. 17 de octubre de 1944.
[5] Luego fue ratificado por la tan controversial ley ómnibus N° 12.921 y reglamentada por el decreto 34.147/1949.
[6] Ver también la Ley N° 13.020 y el Decreto Ley de la dictadura de ese entonces N° 22.248/1980.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar