CARTAS ORGÁNICAS Y LAS PERSONAS ANCIANAS (1)

Opinión 14/01/2021 Por Alejandro Rojo Vivot
Los ancianos y los niños en nuestras sociedades no tienen aún la importancia que tendría que tener y es importante tener en cuenta estas generaciones en las Cartas Orgánicas. Por Alejandro Rojo Vivot.
Experiencias Iniciativas Productivas Adultos Mayores Santiago Chile 2007

FOTO: ARV. EXPERIENCIAS DE INICIATIVAS PRODUCTIVAS DE ADULTOS MAYORES. OIT, CEC, CEPAL y FOSIS. SANTIAGO, CHILE.  2007

“Poirot miró a Lenox algo enfadado.

-Es usted muy joven. Por eso debo decirle que hay tres cosas a las que no se les debe dar prisa: le bon Dieu, [1] la Naturaleza y los ancianos”. [2]

 

Agatha Mary Clarissa Miller (Agatha Christie) (1890-1976)

 

Aun en el Siglo XXI, a veces sin mucho rigor de ningún tipo, podemos observar, en general, las dificultades por llamar a las cosas por su nombre.

Esta cuestión, cuando se trata de normas legales públicas y en las políticas reviste particular relevancia.

Al respecto, al menos, es necesario emplear algún tipo de mediana correlación entre las denominaciones referidas a grupos etarios humanos: niñez, adolescencia, juventud, adultez y ancianidad.

Desde luego que hay quienes, arbitrariamente, emplearán otras, quizá buscando así menguar estereotipadas connotaciones sociales negativas a algunos individuos.

En tal sentido destacamos a tercera edad (troisème âge) o, más bien, tercera generación y, por caso, el eufemismo: abuelo cuando quizá no posea nietos o, en último caso, es apelativo o tratamiento reservado a quienes efectivamente son nietos de quien se trate: “Cinco de ellos son abuelos, de los cuales tres ya estaban internados con síntomas leves. Se suman dos cuidadoras y una empleada de limpieza”. [3]

Algunas constituciones y la mayoría de las cartas orgánicas incluyen por lo menos un apartado específico, aunque rara vez se los menciona cuando se hace referencia a las viviendas, cooperativas, cultura, deportes, producción económica, etcétera. Tienden a ser proteccionistas y poco promotores; con concepciones circunscriptas a la pasividad: público en vez protagonistas, necesidades recreativas en vez de contemplar el activismo social, etcétera. Son niños grandes.

También, casi siempre, se omite la cuarta edad aunque cada vez más hay quienes engendran a muy temprana edad.

El reconocido ensayista estadounidense Alvin Toffler (1928-2016) expresó: Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender”.

 

POR CASO

“El Municipio ejerce su competencia en forma concurrente con la Provincia y la Nación, dentro del marco de la Constitución Provincial y Constitución Nacional, en lo referido a: 1. salud pública y asistencia social; 2. protección de la familia, la minoridad, la juventud, los ancianos y las personas con discapacidad; 3. educación, cultura y deportes; (…)”. [4]

“Promueve medidas de acción positiva que garantice la igualdad real [5] de oportunidades y de trato, el pleno ejercicio y goce de los derechos reconocidos por la Constitución Nacional, los tratados internacionales sobre derechos humanos, la Constitución Provincial y la presente Carta Orgánica, en especial respecto de la niñez, los jóvenes, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad”. [6]

“TERCERA EDAD. El Municipio desarrolla políticas [7] para las personas mayores, [8] atendiendo a sus necesidades específicas. Garantiza la igualdad de trato y oportunidades, vela por su protección e integración sociocultural, promoviendo la potencialidad de sus habilidades y experiencias llevando adelante acciones que aseguren una vivencia [9] digna y la consideración y respeto a sus semejantes. A los efectos del desarrollo de dichas políticas, créase el Consejo Asesor Honorario de la Tercera Edad. Por ordenanza se determina su organización y funcionamiento”. [10]

Aquí cambia el concepto (tercera edad por lo que antes fue anciano) como si plantearan situaciones distintas y para ampliar la variedad se refieren a personas mayores y nunca personas de la tercera edad o ancianas.

También expresan los convencionales que el Municipio garantiza o asegura, aunque después se refiere a que vela; son tres conceptos bien distintos aunque quizá fueron planteados sin el suficiente análisis crítico y con perspectiva legal.

Si hubiera un juicio por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, ¿cómo se acreditará la garantía?

Lo que si queda claro es que la única política pública está circunscripta, principalmente, a la protección, incluyendo las habilitaciones y supervisión de los servicios de alojamiento integral que facilitaron los rápidos y letales contagios de los beneficiarios y a quienes los asisten, en la pandemia por el coronavirus (COVID-19) que continúa en el 2021.


[1] Del latín: antes, que viene de antes. No tiene ninguna connotación peyorativa salvo si, arbitraria o culturalmente, se la quiere endilgar. 
[2] El buen Dios.
[3] Christie, Agatha. El misterio del tres azul. Editorial Molino. Páginas 210 y 211. Barcelona, España. Diciembre de 1979.
[4] Anónimo. Ahora Calafate. Coronavirus: Ocho casos positivos en el Hogar de Ancianos. El Calafate, Provincia de Santa Cruz, Argentina. 11 de septiembre de 2020.
[5] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 38°. Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 28 de marzo de 2002.
[6] Algún día, quizá, sea necesario revisar cuál sería el interés de la igualdad ficticia.
[7] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 60°. Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 28 de marzo de 2002.
[8] Aquí no se las califica como a la “igualdad”.
[9] Aquí ya no son “ancianos” sino “mayores” o como en el título “tercera edad”; si son sinónimos podríamos agregar algunos más.
[10] En este contexto pareciera que debe decir vida y no vivencia.
[11] Convención Constituyente. Carta Orgánica. Artículo 63°. Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego, Argentina. 28 de marzo de 2002.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar