CARTAS ORGÁNICAS Y LAS NECESIDADES HABITACIONALES DIGNAS

Opinión 28/01/2021 Por Alejandro Rojo Vivot
En nuestro país hay muchas materias pendientes y una de ellas es vivir con dignidad habitacional. La Participación Ciudadana es clave en estos temas y como ejemplo la falta de agua desde hace años en Caleta Olivia. Por Alejandro Rojo Vivot.
tapa agua 8 (1)

FOTO: ARV. ANTIGUA TAPA PARA EL AGUA CORRIENTE URBANA

“La Ciudad reconoce el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado. Para ello: 1. Resuelve progresivamente el déficit habitacional, de infraestructura y servicios, dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos. 2. Auspicia la incorporación de los inmuebles ociosos, promueve los planes autogestionados, la integración urbanística y social de los pobladores marginados, la recuperación de las viviendas precarias y la regularización dominial y catastral, con criterios de radicación definitiva”. [1]

 

Constitución. Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

Entrados en la tercera década del tercer milenio Argentina continúa con algunos graves y crecientes problemas como la corrupción, la violencia, degradación ambiental incluyendo el hacinamiento en muchos núcleos habitacionales, inestabilidad jurídica, relativas quitas a las jubilaciones de los que aportaron con su trabajo durante décadas, pensiones y jubilaciones de privilegio, personalismos políticos con ciertos éxitos electorales, promesas en comicios incumplidas en reiteradas oportunidades, institucionalmente degradantes candidaturas testimoniales, reelecciones indefinidas, partidos políticos sin democracia y transparencia interna, notorio aumento de la población sin generación de ingresos económicos, alta inflación producto de políticas públicas, etcétera.

Cabe destacar que ha habido propuestas con altos impactos positivos, aunque acotados financiera y jurisdiccionalmente, como: la Comisión Nacional de Casas Baratas (1915-1943), [2] impulsada por el cinco veces Diputado Juan Félix Cafferata (1877-1957), socialcristiano perteneciente al Partido Demócrata Nacional. [3]

Desarrolló sus insuficientes actividades únicamente en la ciudad de Buenos Aires, tanto viviendas unifamiliares como edificios colectivos; en todos los casos fueron construcciones de gran valía: Barrio Valentín Alsina (1919), Barrio Cafferata (1921), Edificio Rivadavia en Barrio Monserrat (1922), Barrio Rawson (1934), Barrio La Paternal (1934), Barrio San Telmo, Complejo América (1936), Barrio Parque Chacabuco, Barrio Alvear (1939), Barrio Parque Patricios (1939) y Barrio La Boca (1942).

Las ciudades con plena autonomía mediante sus respectivas cartas orgánicas, poseen oportunidades políticas y administrativas para para idear, planificar y gestionar con características locales las competencias que les corresponden (propias y concurrentes), encuadradas en las constituciones provinciales y la nacional.

Cuando los procesos son participativos el involucramiento de los habitantes los consolida y la diversidad es propicia para la innovación.

EL LÍMITE

Toda jurisdicción posee sus propios contornos geográficos, políticos, administrativos, etcétera, inclusive los que integran barrios, comunas, secciones, etcétera, que están detallados en las constituciones, leyes de creación o cartas orgánicas.

Las competencias se focalizan en cada uno de los ejidos, que pueden ampliarse de seguirse los mecanismos específicos en tal sentido.

Las viviendas, barrios, conglomerados habitacionales, centros comerciales, fábricas por fuera del ejido están más allá de las responsabilidades de las municipalidades y, por ejemplo, los que han fijado domicilio a extramuros no están incluidos en los padrones electorales locales, no pagan tasas comunales ni las autoridades no deben invertir los recursos aportados por los contribuyentes.

A veces se los denomina satélites pues están, de alguna manera, relacionados en una órbita sin ser parte constitutiva; Brasilia es un buen ejemplo en tal sentido con sus treinta comunidades que albergan unos tres millones de individuos sin participar del diseño y beneficios de la capital de Brasil.

Entonces, las imperiosas necesidades habitacionales pueden significar, evitando la aglomeración, empleo de espacios públicos, reservas urbanas naturales, etcétera, la ampliación del ejido, modificación los códigos de planeamiento urbano y el de construcción, etcétera, o, por caso, procesos urbanos por fuera. Desde luego que podrá haber otras alternativas que, todas, conlleven a la satisfacción de viviendas dignas incluyendo el resguardo ambiental, la viabilidad, la sustentabilidad, etcétera.

OBSERVEMOS

La dignidad de las soluciones habitacionales, privadas o públicas, significan que sean acordes y, al menos, suficientes para el desarrollo de los individuos, la protección de la naturaleza, confiables, etcétera.

Los problemas urbanos estructurales siguen existiendo que significan menguas en la calidad de vida, desaliento y acostumbramiento por la incompleta eficiencia de los poderes públicos, enfrentamientos partidarios o sectoriales, deterioro ambiental, relativos mayores costes que afrontan los que menos tienen, etcétera.

“(…) han ido por todo tipo de servicio que pudiese ofrecer calidad de vida a los Santacruceños, es así que abandonaron la Salud pública, y los Servicios Públicos. 

Es así que nunca se ocuparon de dar solución definitiva a un problema tan profundo como es la provisión del vital elemento para [email protected] [email protected] Caletenses. Nos hicieron creer que la solución llegaba de la mano de la renovación del acueducto Caleta- Comodoro y luego de permanentes cortes por roturas e incalculable cantidad de días sin agua, nos dimos cuenta que solo fue parte de otra gran estafa llegada de la mano de la obra pública, ni hablar de las distintas promesas incumplidas como el Dique los monos, el acueducto del Lago Buenos Aires, los reservorios en Ramón Santos, etc.

Hasta que llegó lo que, ahora sí, sería la solución definitiva, la Planta de Osmosis Inversa, la cual obviamente costo más de 4 veces de lo presupuestado y terminarla llevó muchos más años de lo previsto y sólo duró un mes ya que se rompió, y con ella se volvieron a demoler nuestras expectativas de solución al histórico problema del Agua y nos vuelve a encontrar el verano sin agua, reclamando en las calles y con nuevas promesas”. [4]


 
[1] Convención Constituyente. Constitución. Artículo 32°. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 1 de octubre de 1996.
[2] Ley N° 9677.
[3] Integrante de la “Concordancia”, que unió a varios partidos políticos que llevaron adelante constantes fraudes electorales, notorio crecimiento de la influencia estatal con amplias regulaciones, desarrollo industrial concentrado gran cantidad de habitantes en las grandes ciudades hacinándose en áreas urbanas y suburbanas, modificando también la composición económica, social y política propia de las corrientes europeas que se habían instalado previamente y ejercido independientemente oficios y trabajos artesanos de calidad.
[4] Nieto: "La Indignidad de Vivir sin Agua, el gran síntoma de la estrategia K de sometimiento social". La Vanguardia. Caleta Olivia, Provincia de Santa Cruz, Argentina. 10 de enero de 2021.
Mariano Nieto es integrante de “Tu espacio”. Ex candidato a intendente de Caleta Olivia y a diputado provincial.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar