APUNTES CIUDADANOS: CAMPAÑAS EN CHISTE

Opinión 21/03/2021 Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor
El humor siempre es bueno que este presente nos dice Alejandro Rojo Vivot (1), pero también la participación ciudadana para poder construir una democracia participativa mejor. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES CCLXI.
Fray Mocho 16 diciembre 1919

FOTO: ARV. REVISTA FRAY MOCHO. BUENOS AIRES, 16 DE DICIEMBRE DE 1919

“La elaboración del chiste y la de los sueños han de ser idénticas, por lo menos en un punto esencial”. [2]

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

El humor es una capacidad exclusiva de los seres humanos por ser individuos racionales; a mayor desarrollo intelectual más capacidad en cuanto a la generación humorística; también intervienen factores culturales, etarios, de personalidad, etcétera.

No confundir con el nivel académico ni, por caso, nivel socioeconómico; el humor popular puede ser un buen ejemplo en este sentido.

En este contexto, el empleo de palabras infrecuentes también busca lo mismo, favoreciendo el empleo del diccionario cada vez que sea necesario.

A veces, existen quienes ningunean al humor pues aprecian algunas debilidades propias resaltadas en la mofa a que son objeto, suponiendo que así las van a velar.

Los autoritarios rara vez soportan al libre ejercicio del humor; con alguna frecuencia lo pueden emplear como parte de la denigración de los que no acatan los deseos propios de las monarquías absolutistas o cuando bregan por vamos por todos.

 

TEMPORADAS

En épocas electorales surgen, como setas, personajes que deben ser estudiados en profundidad por los más conspicuos especialistas, para aprender de la audacia sin miramientos. Algunos ejemplos:

Flamantes nacionalistas acérrimos cuando nunca opinaron al respecto.

Efectistas hadas madrinas de los más necesitados.

Recientes ambientalistas explicándonos como debemos administrar el agua, mediante un volante de papel que es arrojado a la vía pública.

Ocasionales descubridores de los problemas de la comunidad, cuando en sus vidas se entretuvieron en otros asuntos de gran rentabilidad económica.

Repentinas amistades de eternos odiados entre sí pues, siempre una misa bien vale un reino.

Inesperadas traiciones de amigos y socios desde siempre.

Inauditos propuestos por alguna bendición antiestigmatizante.

Novedosa vocación por cualquier cargo parlamentario que otorgue impunidad gracias a los fueros.

Asombrosos resurgimientos de la noche del olvido.

Reiterados obsecuentes siempre al servicio de la Patria, buscando desinteresadamente algún cargo bien rentado con dineros aportados por los contribuyentes.

Ofertas de temporada de prometedores seriales de un futuro mejor.

Innovadores de todo servicio, en cualquier cargo altamente remunerado.

Repentinas constataciones de que estuvieron toda la vida afiliados al partido político equivocado pues el mismo está lejos de ganar la elección.

Coruscantes mientras dure la campaña proselitista.

Novas de material acretado, rejuntado a la que te criaste, que solucionarán todo a todos por igual.

Supernovas que llegan para ensayar lo mismo que otros ya fracasaron con anterioridad, inclusive finalizando abruptamente en una hecatombe ciclópea.

Cometas que vuelven a querer iluminar luego de años sin aparecer.

Rutilantes sorpresivos candidatos dedicados a sacar drogadictos de la calle y llevarlos a la política partidaria.

¿Por qué sucede lo que acontece en tan breve plazo? Sin duda por la existencia de un minúsculo elemento en común, que los convierte en un mesías fulgente y argénteo que siempre estuvo pero de tímido se ocultó soterrado para evitar la contaminación visual.

Los científicos, también en campaña, lo deben identificar, aislar, procesar e industrializar para distribuirlo gratuitamente a toda la población y así lograr un mundo feliz y una democracia plena.

Desde luego que es necesario que los hombres de ciencia hagan otro tanto con los candidatos honestos, perseverantes, consecuentes y transparentes, para obtener un antídoto eficiente por si falla el experimento propuesto.

Asimismo se podrán andar caminos progresistas como el de la verdad, responsabilidad, honradez, respeto por la diversidad de opiniones y otras obviedades, ya que pueden ser comunes a todas las ideologías y opciones partidarias.

 

CADA CUAL A SU JUEGO

El voto reflexivo del cuerpo electoral contribuirá en mucho a calificar positivamente los debates, la formulación de las respectivas plataformas electorales y a alumbrar el cuarto obscuro.

La militancia partidaria es también una buena ruta para desarrollar las convicciones personales, ejerciendo inexcusablemente la democracia interna, construyendo instancias creíbles con vocación pública.

Y todo con un poco de humor, sobre todo en los asuntos serios.

[1] Co organizador y Expositor: Jornadas “Construcción de Ciudadanía y Ejercicio de Derechos Ciudadanos en la Patagonia Austral chilena argentina”. 20 horas cátedra. Universidad ARCIS. OPPRACC. Punta Arenas, Chile. (2007). 
[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1123. Madrid, España. 1973.

Por Alejandro Rojo Vivot

Te puede interesar