APUNTES CIUDADANOS: ¡QUÉ BUENO QUE!

Opinión 28/03/2021 Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor
Alejandro Rojo Vivot nos da varios ejemplos de: ¡Que bueno! que... Humor, política y afines CCLXII.
Why Worry (Por qué preocuparse) - 1923 - Harold Lloyd

Ilustración: WHY WORRY (POR QUÉ PREOCUPARSE).  HAROLD LLOYD. 1923. 

“Esta idea de que el chiste tendencioso es tan grandemente apropiado para el ataque contra lo elevado, digno y poderoso, que se halla protegido por obstáculos interiores o circunstancias externas contra todo rebajamiento directo, nos fuerza a una especial concepción de determinados grupos de chistes que parecen dirigirse a personas de menos valer y más indefensas”. [2]

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

¡Qué bueno! que “cabalmente, tal vez no tendríamos que lamentar muchas barbaridades de nuestra época si un dogmatismo fanático no nos hubiese incapacitado para la comprensiva tolerancia del humor”. [3]

¡Qué bueno! [4] que el deporte sea practicado por muchos, aunque sean muchos más los que opinan al respecto con grandilocuencia y, a veces, con arrebatos apasionados, como varios políticos.

¡Qué bueno! que se realicen campeonatos nacionales, regionales o mundiales, pues atraen el interés numerosas personas y, sin duda, fomenta las manifestaciones de decenas de millones de entusiastas especialistas que afirman sus pronósticos con maestría que pocos se animarían a contradecir; inclusive es más destacable pues cuando, eventualmente, no se cumplen los esfuerzos por explicar lo inexplicable el ingenio aumenta considerablemente.

¡Qué bueno! que en sociedades notoriamente fragmentadas por razones partidarias, sean justamente los partidos los que las unan aunque sea por noventa minutos, más algunas horas anteriores y, quizá, si el carro triunfador se paseó magnánimamente, por unos cuantos días hasta el próximo encuentro.

¡Qué bueno! que haya quedado atrás, muy atrás, algunos funcionarios públicos que buscaban apropiarse de éxitos ajenos en provecho propio; y que había quienes se lo creían.

¡Qué bueno! que no sean tantos los políticos que, amañados, contratan a violentos de ciertos clubes deportivos para ejercer presencia en alguna concentración, ya que las endebles ideas y propuestas presentadas poco convocan de por sí solas.

¡Qué bueno! que algún día los que prometen en las elecciones más espacios diversificados para practicar deportes lo cumplan.

¡Qué bueno! que ahora el espíritu deportivo y la competencia por el honor han perdido vigencia y permite que muchos mejoren ostensiblemente su situación económica con tan recreativa actividad.

¡Qué bueno! que pronto toda la práctica deportiva sea únicamente deporte; o casi.

¡Qué bueno! que la democracia cotidiana nos permita, sin peligro recibir burlas, ser parte de una minoría muy minoría que tiene enormes dificultades para apasionarse en algunas circunstancias, respetando a los que poseen la capacidad de detenerse a disfrutar de ser espectador de un deporte que, hace tiempo y durante décadas, practicábamos, casi diariamente, con alegría.

¡Qué bueno! que “el humor: una forma de civilización”. [5]


[1] Jefe del Departamento Políticas Institucionales, Secretaría de Gobierno, Municipalidad de Ushuaia. Decreto Municipal N° 239/2004. (2004-2007). 
[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1087. Madrid, España. 1973.
[3] De la Vega, C.F. El secreto del humor. Editorial Nova. Página 13. Buenos Aires, Argentina. Abril de 1987.
[4] “Ironía: Burla fina y disimulada. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice”. Real Academia. Diccionario de la Lengua Española. Decimonovena edición. Página 760. Madrid, España. 1970.
[5] Herzog, Émile Salomon Wilhelm (André Maurois). Francés. 1885-1967. LĘźhumor: une forme de civilisation.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar