APUNTES CIUDADANOS: TESTIMONIOS DE UN TESTIGO PRESENCIAL

Opinión 23/05/2021 Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor
En el siglo XIX como en el Siglo XXI, nos dice Alejandro Rojo Vivot (1), el centralismo político, el humor político y la educación, son importantes pero con esta pandemia COVID 19 la educación a sido uno de los elementos que mas se ha deteriorado. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES CCLX.
Fray Mocho 9 octubre 1923

FOTO: ARV. FRAY MOCHO. BUENOS AIRES, 9 DE OCTUBRE DE 1923

“Constituyen, en cambio, un caso más transparente aquellos chistes judíos, que ya conocemos, debidos a individuos de raza israelita, pues los que proceden de personas extrañas no pasan nunca, como ya hemos visto, del nivel de la comicidad o de la burla brutal. En ellos parecen cumplirse, como en el chiste [2] de Heine [3] antes examinado, la condición de que la propia persona participe en el contenido del chiste; condición cuya importancia estriba en el hecho de dificultar al sujeto la crítica o agresión directa, obligándole a buscar un rodeo”. [4]

                                                                                                                              

Sigmund Freud (1856-1939)

 

Desde principios de la segunda mitad el Siglo XIX, Argentina contó con una Constitución originaria y algunas modificaciones, como base de su desarrollo democrático, republicano y federal, con gran concentración en Buenos Aires de los factores de poder. En el Siglo XXI todavía hay quienes buscan el centralismo menoscabando las autonomías locales y provinciales, como una forma arcaica de concentración del poder político.

UN POCO DE HISTORIA

En ese entonces, muchos de los provincianos buscaban desarrollarse en la ciudad puerto a través de méritos propios y los contactos que lograban desarrollar. En el 2020 hay quienes desacreditan el mérito pues prefieren a los que dependen de ayudas constantes para subsistir financiadas con el dinero de los contribuyentes, votando a los que más promesas electorales formulen aunque después no las cumplan.

El humor político también estaba en pleno auge como las páginas de la célebre revista Caras y Caretas (1898-1941) [5]

La prolífera y destacada autora argentina, Noemí Vergara de Bietti (1914-1988) apuntó al respecto: “Antes de fijar la fisonomía que el género poseyó entre los integrantes de la generación del 80, ¿será rasgo de humor intentar definirlo con su complejo engranaje que funde en extraña unión, seriedad y comicidad, sentimentalismo y frialdad, excentricidad y vulgaridad? Mezcla cómico-romántica, cómico-patética, cómico-trágica, logra, con componentes tan dispares, un característico sabor agridulce”. [6]

Con gran e inteligente sentido del humor, Roberto Jorge Payró se explaya sobre la calidad de la educación rural y urbana en el Siglo XIX: “Entre tanto, mi educación se completaba en otros sentidos: iniciábame rápidamente en la vida bajo dos formas, al parecer antagónicas, pero luego me han servido por igual: la fantástica, que me ofrecían los libros de imaginación, y la real, que aprendía en plena comedia humana. Esta última forma que me parecía trivial y circunscrita, pero consideraba que su mezquino aspecto era una simple peculiaridad de nuestra aldea y que su campo de acción estrecho, embrionario, se ensancharía y agigantaría en las ciudades, hasta adquirir la maravillosa amplitud que me sugerían las novelas de aventuras. (…) Con las vulgares realizaciones de los libros humorísticos luchaba mi imaginación (…). [7]

En Argentina, bien entrados en el Siglo XXI, por las políticas erráticas e ineficientes de algunas autoridades en cuanto a las consecuencias de la pandemia por el Coronavirus-19, centenares de miles de alumnos tuvieron decrecimiento educativo y decenas de miles de adultos perdieron sus fuentes de ingresos económicos. Pareciera que parte del país se convirtió en una gran aldea que existe en medio de la selva. Y no es broma.


[1] Coordinador de la Investigación: “La opinión pública sobre la discriminación, el racismo y la xenofobia en Ushuaia”. Delegación Provincial del Instituto Nacional contra la discriminación, el racismo y la xenofobia, Ministerio del Interior. (1999). 
[2] Referido a personajes de su ciudad natal: Hamburgo.
[3] Christian Johann Heinrich Heine (1797-1856). Poeta y ensayista alemán.
[4] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1109. Madrid, España. 1973.
[5] Hubo una edición anterior en Montevideo, Uruguay (1890-1897) y posteriores.
[6] Vergara de Bietti, Noemí. Humoristas del ochenta. Plus Ultra. Página 9. Buenos Aires, Argentina. 1976.
[7] Página 24.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar