Miranda y Kapanga, derroche de energía en la Fiesta del Lago
Angélica Sinfield es la nueva Reina Nacional del Lago Argentino

  OPINIÓN  19 de febrero de 2017
Apuntes Ciudadanos: TIEMPOS MODERNOS
Alejandro Rojo Vivot (1) nos hace reflexionar sobre esta pelicula considerada la última del cine mudo, donde la crisis económica y social deja serias consecuencias, pero dejando un final feliz, donde el trabajo es una herramienta esencial para el progreso siempre en un marco de democracia. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES LXI.

Foto: arv Tapa revista Poder Ciudadano, Buenos Aires, abril 1997

 

“La revelación del automatismo psíquico pertenece a la técnica de lo cómico, como todo lo que consiste en arrancar un antifaz o provocar una autodelación”. [2]

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

El humor, a veces, es como una mesa bien servida, donde cada uno de los comensales posee la libertad de elegir y saborear de manera personal, aunque esté rodeado de otras personas con gustos e intereses diferentes; todos comparten la alimentación aunque cada uno lo hará a su manera.

Por eso, insistimos, el humor principalmente reside en el receptor, aunque sean notorios los méritos de quien lo genera.

Con frecuencia algunos procesos políticos y económicos acarrean también consecuencias nefastas, ya sea acrecentando la cantidad de excluidos, cercenamiento de libertades individuales, concentración del poder, etcétera. Asiduamente se desenvuelven hasta que estallan profundas crisis con altos costos sociales o, como en otros casos, implosionan levantando férreas barreras opresoras.

Sin duda, un crac producido en democracia significa un camino mientras que en dictaduras autocráticas los abismos están más próximos.

El extraordinario artista inglés Charles Spencer Chaplin (1889-1977) estrenó en 1936 “Tiempos modernos”, [3] considerada como la última película muda [4] ya que posee una banda de sonido que incluye parlamentos, aunque mantiene los textos impresos.

La trama, con distintas secuencias bien diferenciadas pero con un claro hilo conductor, está focalizada en la crisis económica, financiera y social de Estados Unidos de Norte América, a fines de la década de 1920 y su paulatina resolución mediante la reactivación.

La mirada humorística, mientras relata una historia de amor con final feliz, se focaliza en una aguda crítica a la producción en serie, que había permitido bajar notoriamente los costes de algunos bienes favoreciendo la expansión del consumo interno con alto endeudamiento, el agudo desempleo, los regímenes de producción con explotación humana en aras de la obtención del mayor lucro posible, la amplia paranoia por el avance del comunismo, las relaciones entre los compañeros laborales buscando sobrevivir con un sálvese quien pueda, las corriente migratorias empobrecidas que habían huido de Europa autoritaria y empobrecida, el déficit habitacional, la infancia y adolescencia desvalida, la sobrevivencia por el hambre, etcétera.

Casi todas las escenas son extraordinarias por su concepción, escenografía, fotografía, dirección y actuación. La calidad contribuye en mucho a acentuar con éxito los agudos señalamientos políticos.

Es de antología la plasticidad actoral de Charlot, en su última escena, tanto patinando con rueditas en espacios relativamente reducidos en una amplia tienda por departamentos, ejerciendo infructuosamente como mozo en un restaurante danzante muy concurrido y con las enormes máquinas en una fábrica metalúrgica.

En la propuesta artística queda en claro que el trabajo es el gran camino para el progreso individual, familiar y de la sociedad, mientras que la falta del mismo genera gran parte de los problemas de las personas y del pueblo en su conjunto.

Finaliza con la pareja feliz emprendiendo, con esfuerzo, nuevas búsquedas esperanzadoras donde la conclusión queda abierta favoreciendo el debate pero, sin duda, en democracia.

 

[1] En muy diversas ciudades ha dado conferencias sobre el humor. 

[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Página 1064. Madrid, España. 1973.

[3] Autor, actor, compositor de la música y director.

[4] Al final el personaje protagónico canta “Je cherche a après Titine”, (1917) de Léo Daniderff, (1878-1943) improvisando la célebre letra, pues no la recuerda, mezclando el inglés, francés y el italiano en una suerte de charabia, de lo que resulta más cómico en una escena, muy cómica, dramática y desesperanzadora.



COMPARTIR:
Relacionadas: OPINIÓN


LO MAS LEIDO DEL MES

 
Tragedia en la ruta. Muere una ciclista
ADELANTO. Se conocen los primeros nombres de los artistas de la FIESTA NACIONAL DEL LAGO 2020
ADELANTO. Más nombres en el nuevo gabinete de Belloni
Declaran “Paisaje Cultural” y “Monumento Histórico Nacional” a dos sitios de Santa Cruz
El Calafate celebró sus 92 años con inauguración del puente en Avenida del Libertador
 

HORÓSCOPO

 
Aries
ARIES (del 21 de marzo al 20 de abril)

La impaciencia no es la mejor consejera para las decisiones importantes. Aprende a controlar tus impulsos adecuadamente. No seas desconsiderado con las preferencias de tu pareja. Aprende a dar lugar a sus gustos periódicamente. Se más abierto. Necesitarás avanzar cuanto puedas en el trabajo durante la mañana, pues la tarde te dará una serie de contratiempos.Sugerencia: Deberás aumentar tu resistencia a la rutina en este momento más que nunca. Tendrás que pasar por ciertas privaciones si aspiras a mejorar a futuro.

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
58.09
63.09

 

LO MAS LEIDO DEL AÑO 2019

 
AQUÍ ESTÁ LA GRILLA OFICIAL DE LA FIESTA NACIONAL DEL LAGO
AHORA. Un escalador muerto y dos desaparecidos en el Fitz Roy
La Fiesta Nacional del Lago 2019 arranca el 25 de enero
Un invento argentino que promete revolucionar la generación de energía.
Nuevo temblor. Se sintió más fuerte porque fue cerca
 


Ahora Calafate - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet