El crimen ocurrió en la casa de Gutiérrez y llevaron el cuerpo en su propia camioneta

El Calafate 04 de julio de 2020 Por Guillermo Pérez Luque

Lo dijo el juez Carlos Narvarte, quien aseguró que el cuerpo  “estaba enterrado” en el fondo de una casa situada en el barrio Aeropuerto Viejo, de El Calafate, “envuelto en una sábana con un golpe en la cabeza y tenía heridas de arma blanca”.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, el magistrado señaló: “Pareciera que el hecho ocurrió en el domicilio de Gutiérrez y luego fue trasladado hasta acá en la camioneta blanca que también estaba en su domicilio. Por el peso del cuerpo y por donde estaba enterrado pudo haber participado más de una persona”.

El hallazgo se produjo esta mañana luego de que uno  de los cuatro de los detenidos por el caso le confesara al juez Narvarte que lo habían matado. “La data que teníamos era que estaba dentro de la propiedad pero luego del rastreo descubrimos que estaba en ese sector de afuera, en un rincón del terreno”, detalló.

“Estimamos que lo trajeron hasta acá sin vida. Hay una persona que tiene lesiones en su cuerpo y ahora tenemos que determinar si son compatibles con una lucha”, deslizó en magistrado sobre una supuesta resistencia que ofreció la víctima ante el ataque.

De acuerdo con los primeros datos de la investigación, y según fuentes judiciales, se trataría de un crimen “pasional-extorsivo”.

Al parecer, uno de ellos entabló una “relación estrecha” con Gutiérrez.  “Estamos frente a un caso inédito por la edad de los chicos que presuntamente participaron del hecho. Eso es muy llamativo. Había aparentemente una amistad más profunda entre uno de los detenidos y Gutiérrez”, indicó el juez dando a entender que uno de ellos fue el que cometió el crimen y los otros lo ayudaron a descartar el cuerpo.

“Hablamos de un homicidio agravado pero la calificación la voy analizar más adelante. Estamos hablando de una condena a prisión perpetua”, remarcó el juez en una rueda de prensa frente al domicilio donde hallaron el cadáver.

Durante el allanamiento, los investigadores encontraron un televisor que pertenecía a la víctima -el cual fue sustraído de su hogar- artículos de limpieza y una sábana manchada con sangre.

La investigación se llevó casi en tiempo récord en medio de un operativo casi inédito. Además de la policía local, colaboraron la División Apoyo Tecnológico para el análisis de la información del teléfono celular y la División Canes para la búsqueda de personas.

Se allanaron un total de cinco viviendas, se secuestraron dos autos y se obtuvieron “elementos importantes para la causa”.

Te puede interesar