¿Qué es una devaluación y cuáles son sus consecuencias?

Una devaluación es la pérdida de valor de una moneda determinada por la autoridad monetaria (en el caso de nuestro país, el Banco Central) bajo un esquema específico. Antes del anuncio que hizo el 12 de diciembre de 2023 el ministro de Economía Luis Caputo, el último proceso devaluatorio se produjo entre 2018 y 2019, durante la gestión de Mauricio Macri (Cambiemos), justo antes de la entrada en vigencia del cepo que estuvo vigente durante la presidencia de Alberto Fernández (Frente de Todos). Según los especialistas consultados, uno de los efectos más importantes de la devaluación es el traslado a precios, sobre todo en el contexto actual.

13/12/2023 Chequeado
6578d8a4eede0_1200

Una devaluación es la pérdida de valor de una moneda determinada -por ejemplo, el peso argentino frente al dólar estadounidense– fijada por la autoridad monetaria (en el caso de la Argentina, el Banco Central de la República Argentina) bajo un esquema de tipo de cambio específico, según el Diccionario Financiero del BCRA. Esto significa que, si se devaluara el peso argentino, una persona podría comprar menos bienes y servicios cotizados en dólares que en la situación previa. 

Antes del anuncio que hizo el 12 de diciembre de 2023 el ministro de Economía Luis Caputo -que implica una devaluación del tipo de cambio oficial de $ 366 a $ 800-, el último proceso devaluatorio significativo que hubo en el país fue el registrado entre abril de 2018 y agosto de 2019, durante la Presidencia de Mauricio Macri (Cambiemos), en el que el peso argentino se depreció más de un 66%; fue justo antes de la entrada en vigencia del cepo que rigió durante la gestión de Alberto Fernández (Frente de Todos).

Causas y efectos de una devaluación

Las devaluaciones pueden provocarse -en términos generales- a partir de una crisis de comercio exterior o de una crisis financiera. En el primer caso, se produce cuando los importadores demandan dólares para comprar productos, bienes intermedios (como materias primas e insumos) o de capital (como maquinarias), pero no hay suficiente oferta de esta divisa. 

El segundo motivo (crisis financiera) se produce cuando se vuelve insostenible la acumulación de deuda. La falta de dólares es un factor común en ambas situaciones, de acuerdo con el informe “Crisis de divisas y devaluación en Argentina: una perspectiva histórica” -donde se analizan 6 procesos devaluatorios ocurridos en la Argentina desde la década del 50- realizado por los economistas Pablo Wahren, Esteban Bertuccio y Juan Manuel Telechea. El mismo fue publicado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas en 2014. 

Adicionalmente, algunos economistas puntualizan que una mayor emisión monetaria para financiar el déficit fiscal (el Estado gasta más de lo que recauda de impuestos) puede provocar una pérdida del valor de la moneda, sobre todo en momentos en que las personas no quieren pesos y buscan refugio en el dólar.

Aunque las causas son diferentes -resalta el trabajo-, las consecuencias muestran marcadas similitudes en los procesos devaluatorios analizados: caída del salario real (es decir, el salario aumenta por debajo de la inflación), retracción de la actividad económica (esto significa que los comercios y la industria reducen su actividad como respuesta a una menor demanda de productos) y suba del desempleo. 

Martín Kalos, economista y director de la consultora EPyCA, planteó a Chequeado que una devaluación “implicaría un incremento en la estructura de costos de productos, como las materias primas, los repuestos y las maquinarias, y eso podría trasladarse a precios al consumidor”. 

El analista indicó que, “por este motivo, el Gobierno nacional [N. de la R.: durante la gestión de Alberto Fernández] intentó evitar o postergar una devaluación implementando medidas paliativas hasta tanto se pudieran reforzar las reservas internacionales, vía ingresos genuinos o créditos externos”.

En ese sentido, el ex ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, acordó un préstamo con el Banco de Desarrollo de América Latina (antes Corporación Andina de Fomento -CAF-) por unos US$ 740 millones. Durante su gira por Estados Unidos en 2022, además, logró créditos del Banco Mundial por US$ 900 millones y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$ 3 mil. Sumado a esto, negoció con el sector productivo un dólar soja de US$ 200 para impulsar la liquidación de divisas provenientes de la exportación de soja.  

Wahren, autor del informe citado e integrante del Observatorio de Coyuntura Económica y Políticas Públicas -que integran, entre otros, el economista y diputado nacional Itai Hagman (Frente de Todos)-, destacó a este medio que “el anterior esquema cambiario era muy difícil de sostener, considerando que la brecha cambiaria estaba por encima del 100%, y eso provoca mecanismos que atentan contra la acumulación de reservas internacionales, como la subfacturación de exportaciones, por ejemplo”.

Además, el economista dijo: “En el contexto actual [N. de la R.: durante la gestión de Alberto Fernández], una devaluación como medida aislada podría no ser una solución dado que se corre el riesgo de que se traslade a precios, sin que se logre un achicamiento de las brechas cambiarias”. 

Las últimas devaluaciones en la Argentina

Antes de iniciar este repaso, es importante tener en cuenta que, al hablar de las últimas devaluaciones, nos referiremos a las caídas fuertes del valor del peso argentino, tomando como sinónimo los conceptos de devaluación y de depreciación, aunque en términos estrictamente teóricos no sean lo mismo.

Una depreciación es la pérdida de valor de una moneda, determinada por el mercado y convalidada por la autoridad monetaria bajo un esquema de tipo de cambio flotante; mientras que la devaluación es fijada por el Estado en un esquema fijo.

Hecha esta salvedad, además de los procesos de 2023 y 2018 ya mencionados, las últimas devaluaciones registradas en la historia más reciente de la Argentina fueron:

En diciembre de 2015, el gobierno de Mauricio Macri (Cambiemos) determinó el fin del cepo cambiario, lo que generó un salto del dólar de 40%, desde el $ 9,83 a $ 13,95. Así, la depreciación del peso argentino fue del 29%.
En enero de 2014, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria), el por entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente del Banco Central, Carlos Fábrega, convalidaron un salto cambiario en el mes de más del 20%, desde los $ 6,50 a $ 8 por dólar. La depreciación del peso fue de casi el 19%.
En enero de 2002, cuando durante la Presidencia de Eduardo Duhalde (Partido Justicialista) se anunció la derogación de la Ley de Convertibilidad y se promulgó la pesificación. El dólar pasó a valer $ 1,40 (+40%) en un primer momento y luego $ 4 (+300%). De esta manera, la depreciación fue del 75%.

Por Mariana Leiva - Chequeado.
 

Lo más visto
430028512_721232176864248_7542261737604298264_n

Monomarca Accent de Punta Arenas inicia su campeonato 2024 en El Calafate

Pablo Perret
Deportes 28/02/2024

Tras la asistencia masiva de magallánicos hasta el autódromo Enrique “Quique” Freile de la ciudad de El Calafate Argentina, con motivo de la apertura del Campeonato del TC, los dirigentes pisteros de las categorías de Punta Arenas sostuvieron una reunión con sus pares de la ciudad del glaciar.

WhatsApp-Image-2024-02-27-at-11.34.01-1024x558

A horas del límite. Peligran unos 3.000 empleos por la paralización de las represas

EconoJournal / Ahora Calafate
Santa Cruz 29/02/2024

Hoy vence el acuerdo entre la UTE a cargo de la obra y los gremios, por el cual los trabajadores cobran un 80% del sueldo, a la espera de que se reactive la construcción. El Ministerio de Economía aún no gestionó el desembolso del crédito chino por 500 millones de dólares para seguir con la obra y, a diferencia de ocasiones anteriores, el Estado Nacional no tiene previsto girar ningún recurso para luego cobrarlo cuando llegue el dinero.