Seis meses de Cuarentena. El Calafate enfrenta una encrucijada ante el Covid-19

La cantidad de contagios está en aumento y podría declararse la transmisión comunitaria. Unos piden retroceder a Fase 1 y otros quieren más apertura. Mucha gente no respeta las medidas de prevención y en Salud temen que se acelere el brote. El Municipio pide que se hagan más testeos.
Centro Calafate
Vista de El Calafate (DPM)

Hoy El Calafate cumple seis meses de Cuarentena, que se inició con el primer caso positivo a Covid-19. Se declaró tres días antes que a nivel nacional y tuvo medidas muy estrictas que la gente cumplió en forma casi ejemplar. 

Se acumularon los primeros 34 casos positivos hasta que el 22 de mayo se dio de alta al último de ellos. Durante 74 días El Calafate estuvo libre del virus y con ello se rehabilitaron varias actividades. 

cuarentenaEl Calafate cierra sus puertas y se declara en Cuarentena

Esto produjo un relajamiento de las medidas de protección individual y de control oficial. A fines de julio comenzó el segundo brote que rápidamente generó varios contagios, aunque en ciertos grupos de personas. Las reuniones sociales y familiares fueron disparadores de casos. 

Fue un paso atrás. Se tomaron medidas de restricción que, aunque no al nivel de la primera etapa de la cuarentena, produjeron enojo y frustración en buena parte de la sociedad.

La cantidad de casos comenzó a decrecer y parecía que se estaba controlando nuevamente, pero a fines de agosto resurgió el brote llegando a la cifra actual de 108 casos activos. 

Pero como dijimos en un informe anterior, esta vez la preocupación va en aumento. El porcentaje de positivos sobre muestras analizadas es mucho mayor, y cada vez son más las personas que no saben cómo o de quién pudieron contagiarse. 

“Hemos notado un incremento de casos de origen comunitario, que no conocen sus nexos epidemiológicos” dijo a FM DIMENSION la Dra. Virna Almeida, responsable del área de Epidemiología del SAMIC El Calafate.

“Hay circulación comunitaria, todavía no tenemos circulación comunitaria sostenida con incremento exponencial de casos. Estamos cercanos a esto, pero estamos a tiempo de revertirlo”, manifestó.

La profesional contó que el tiempo de duplicación de casos “era de 19 días y desde ayer estamos en 16 días”. Almeida dijo que ante esta situación “la recomendación sanitaria es retroceder, por lo menos por 14 días (un periodo de incubación)”.  También consideró que es importante hacer más testeos en la población para rastrear cadenas de contagio.

Sus declaraciones no cayeron bien en algunos integrantes del COE y en el Municipio. La senadora Ana Ianni fue vocera de ese enojo. Dijo que esa recomendación no debería ser expuesta públicamente, sino analizada en el Comité y puesta a consideración junto a otros factores a tener en cuenta.

“El COE junto al Ministerio de Salud de Provincia y el Ministerio de Salud de Nación son las autoridades competentes que determinan los pasos a seguir. No es bueno que se difunda un informe que no ha sido consensuado o charlado con los autoridades”, expresó Ianni en el programa Radio Activa.

En el Municipio no están de acuerdo con retroceder de fase.  Ante casos positivos en el sector comercial se decidió el cierre preventivo en forma individual, pero se evitó restringir toda la actividad. 

En una reunión virtual entre intendentes y autoridades provinciales, el jefe comunal de El Calafate, Javier Belloni, reclamó que se hagan más hisopados de manera de tener resultados más rápidos y poder así ajustar la estrategia de aislamiento.

También solicitó a los ministros de Seguridad de Nación y provincia que destinen efectivos de fuerzas de seguridad para controlar que se cumplan dichos aislamientos.

“Estamos preocupados y no queremos volver para atrás”, dijo Belloni en su red social hace una semana. Con él concuerdan  algunos integrantes del COE, que afirman que hay que “convivir con el Virus”.

Para ello es fundamental que cada ciudadano cumpla con las medidas de prevención (tapaboca, distanciamiento, no a las reuniones sociales). Pero está visto que cada vez son más los que actúan en sentido contrario, incumpliendo las normas. 

Mientras tanto muchos en el sector privado (empresarios y trabajadores) quieren que se habiliten más actividades y piden por el restablecimiento del turismo y el transporte aéreo y terrestre. Advierten que ya no hay resto, que las ayudas son insuficientes y demoradas, y que muchos deberán cerrar sus puertas si esto continúa así.

Cómo administrar y conciliar esta diversidad de intereses, algunos contrapuestos, es la encrucijada que enfrenta la localidad, en un contexto de recrudecimiento de la Pandemia y en donde las decisiones también dependen de Provincia y de Nación.  

Te puede interesar