Aprendiendo con Kevin

Sociedad 28 de junio de 2020 Por Toia Ibañez
Kevin García es hipoacúsico, una discapacidad que no le impidió escuchar llamado interno de su vocación. Con las mejores notas, hoy es Bombero Voluntario en El Calafate. Cuando aprendemos con los otros y mejoramos en el conjunto.
Kevin 1

La vocación a veces tarda en aparecer, incluso hay casos en que nunca se manifiesta claramente, o no la escuchamos por mandatos, miedos al fracaso, tantas razones que anteponemos para quedarnos en la zona de confort.

Si la vocación se revela siendo chicos y la valentía para vencer todos los obstáculos, se manifiesta para pelear con todas las adversidades y todos por los qué  “no se puede”, entonces es el caso de Kevin García, que vive en El Calafate y es nuestro primer bombero voluntario hipoacúsico, del que les estoy contando.

Tener deficiencia auditiva es tener una discapacidad en uno de nuestros sentidos, lo que no significa serlo en todos ellos. Y quizás es lo más importante que nos viene a enseñar Kevin.

Victimización, es mucho para mí, me gustaría… pero no. ¿Qué más alejado de su realidad? Se superó, estudió, y lo logró.

Cierto es que contó con el apoyo incondicional de su familia, profesores, compañeros y en especial del Comandante Gabriel Bossi, que lo apuntalaron para que pueda llegar a la meta y no sólo alcanzarla, sino tener las mejores notas para ser BOMBERO

Kevin2

 Serlo no es para cualquiera, es una vocación de servicio voluntario, de riesgo, que no admite equivocaciones. Es evidente que el trabajo de nuestro bombero de apenas 21 años  no es poca cosa.

Me cuenta una compañera que él es un MAESTRO, por todo lo que aprendieron. E incluso les sorprende el reconocimiento “…es normal para nosotros que Kevin forme parte del cuerpo”.

Claro, cuando lo extraordinario es normal  entonces lo declamado deja de ser un slogan marketinero de moda y aparece una sociedad enriquecida por la inclusión con la que aprendió.

Te puede interesar