Cuando la desinformación mata: el dióxido de cloro ya provocó dos muertes y dos intoxicaciones en el país

Sociedad 16/08/2020 Por Chequeado
La falsa información que se ha hecho viral sobre los supuestos beneficios para la salud que conlleva el consumo de dióxido de cloro o el clorito de sodio ya ha causado al menos dos casos de intoxicación en Mendoza y ha generado una muerte en la provincia de Neuquén y una investigación por fallecimiento en Jujuy.
coronavirus-blue-corte

En el caso de Jujuy, la agencia informativa Noticias Argentinas indicó que un hombre de 50 años falleció esta semana en la localidad de San Pedro y se investiga si la causa del deceso fue la ingesta de dióxido de cloro con la que la víctima buscaba curarse de una fuerte gripe.

En Plottier, provincia de Neuquén, un niño de 5 años entró a la guardia del Hospital de esa ciudad con un paro cardio-respiratorio, según indica el comunicado oficial del Ministerio de Salud provincial. Poco menos de una hora después ya había fallecido. Ante la consulta con los familiares, ellos explicaron, según consta en el documento oficial, que el día anterior el niño había consumido dióxido de cloro. 

En el caso de Jujuy, un hombre llamado Juan Andrés Ríos, de 51 años, falleció el martes 11 de agosto en la localidad de San Pedro, luego de beber una solución de dióxido de cloro, según explicó su hermana, Gloria Ríos.

En declaraciones a RedDES, la mujer contó que su hermano padecía un fuerte cuadro gripal y adquirió un producto conocido como CDS (dióxido de cloro), que un hombre de la zona promociona en las redes como cura para diversas enfermedades.

Gloria Ríos explicó que su hermano ingirió un litro y medio del producto durante dos días hasta que el martes 11 presentó un fuerte cuadro de vómitos y cólicos hasta que falleció a las 11.

Agregó que al cuerpo no se le hizo autopsia y que ese mismo día a las 17 el médico forense de la Policía de Jujuy extendió un certificado de defunción donde figura como causa del deceso paro cardiorespiratorio por posible COVID-19. Una hora y media después, a las 18.30 fue enterrado con los protocolos previstos para casos de COVID-19.

La mujer señaló que tanto ella como el resto de su familia atribuyen la muerte de su hermano al consumo del dióxido de cloro.

En Mendoza, el doctor Sergio Saracco, jefe del Departamento de Toxicología del Ministerio de Salud de esa provincia, confirmó a RedDES que dos mujeres, de 36 y 33 años, se presentaron en mayo y julio respectivamente, en centros asistenciales privados con severos cuadros digestivos vinculados con el consumo de dióxido de cloro.

“Ambos casos están presentados en una revista científica para su publicación”, señaló el especialista, quien disertó sobre los riesgos del dióxido de cloro en una charla organizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Anteriormente, Saracco, en declaraciones a Radio Nihuil, de Mendoza, había hablado de cuatro casos de intoxicación. Sus declaraciones fueron difundidas por distintos medios digitales (pueden leerse acá, acá y acá) y sus publicaciones en Facebook sumaron 7.200 compartidos.

El especialista indicó que el consumo de esas sustancias produce daños en la boca, en el esófago y además “produce alteraciones a nivel bacteriana, a nivel del intestino, que terminan en diarreas importantes cuya recuperación cuesta semanas por el daño que produce la estructura intestinal”.

Agregó que en casos de ingesta de dosis grandes puede afectarse “la estructura cardíaca. Se daña la conducción eléctrica del corazón, además de provocar edema de glotis o edema de pulmón”.

El dióxido de cloro es un derivado del clorito de sodio que se ofrece en redes sociales y en anuncios en internet como “Solución Mineral Milagrosa” (MMS, según sus siglas en inglés).

En la Argentina, la comercialización y distribución de MMS está prohibida por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) (ver acá y acá).

La Asociación Toxicológica de Argentina advirtió mediante un comunicado que no existe evidencia científica de que la ingesta de esos químicos ayude a prevenir o combatir la enfermedad COVID-19. Asimismo indicó que su consumo puede causar cuadros digestivos, cardiovasculares y renales severos, entre otras patologías (ver acá).

El Ministerio de Salud de la Nación emitió ayer un comunicado en el que recordó que la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte del Ministerio para su comercialización y uso”, y agregó: “La ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

El miércoles 5 de agosto, en el final de su programa “Nada Personal, que se emite por Canal 9, la conductora Viviana Canosa tomó al aire un líquido que, según ella, era dióxido de cloro. “Voy a tomar un poquito de mi CDS”, dijo. Acto seguido, tomó líquido de una botella de plástico y sostuvo: “Oxigena la sangre, me viene divino. Yo no recomiendo. Yo les muestro lo que hago”. Esto es peligroso, de acuerdo con los especialistas consultados en esta nota de Chequeado.

Desde mayo circulan diversas desinformaciones que recomiendan la ingesta de dióxido de cloro como posible cura para el nuevo coronavirus. Estos posteos ya fueron verificados y desmentidos por Chequeado (ver acá, acá y acá).

 

Esta nota fue producida por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red colaborativa federal de medios creada para producir y difundir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre coronavirus que están circulando a través de las redes sociales. 

Te puede interesar