CARTAS ORGÁNICAS EN CUANTO A LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Siempre la participación ciudadana responsable es muy importante en todos los procesos de una ciudad, una provincia o una nación. Ciudadanos a participar. Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor.

14/12/2023 Alejandro Rojo Vivot - Escritor
657225ec201de-horizontal-pieza-noticia_940_612!
¿EN QUE SE INVIRTIERON CIENTOS DE MILLONES DE PESOS DE LOS CONTRIBUYENTE? ¿LA IGUALDAD DE GÉNEROS EN LOS PODERES PÚBLICOS?

Participación significa voluntad encaminada a una solución apetecible. Es en el municipio donde nacen los primeros vínculos que ligan al hombre con su medio.

El hombre se va insertando en la sociedad, acrecentando paulatinamente su capacidad de respuesta a los distintos planteos que se le presentan en los aspectos político, social y económico.

El ciudadano debe ser parte en el proceso de deliberación y decisión y ello implica la dinámica del sistema representativo, el ejercicio y el respeto de los derechos cívicos, así como la necesidad de difundir y fomentar los valores básicos de la democracia”. (1)

 

Gustavo Stefanelli, Marcelo Nieto y Juan Belardi (1991)

 

Con bastante frecuencia se invoca a la eficiencia de quienes concentran el poder para justificar actitudes autoritarias en desmedro de la concepción que incluye a la participación de los involucrados, aduciendo que los mecanismos de consulta entorpecen la labor de la toma de decisión.

El autoritarismo se sostiene basándose en que el ejercicio del poder es absoluto y que sus ejecutores son autosuficientes, que no necesitan ni siquiera conocer otras opiniones.

Además la obsecuencia es considerada como un valor y se la explica refiriéndola a la lealtad.

 

ATENCIÓN

La construcción de la democracia de calidad debe ser atendida con particular celo pues desde los aspectos formales hasta las cuestiones más cotidianas están continuamente socavadas por la corrupción, el amañamiento de ciertas normas, el clientelismo, el autoritarismo, los sesgos para perpetuarse en el poder, el incumplimiento de las promesas electorales, las traiciones y tantas otras aberraciones. De ahí la necesidad de difundir los mecanismos e institutos participativos.

Que la población conozca sus derechos es una cuestión liminal para el ejercicio de los mismos; desde luego que la información es el primer paso pues el acto fundamental es su puesta en práctica. En otras palabras, es necesario el debate conceptual público para que la democracia de calidad sea carne de la carne de cada uno de los habitantes.

 

QUE QUEDE CLARO

La participación ciudadana y el acceso a la información son cuestiones claves en lo que hace a la calidad del ejercicio del poder, del poder donde hay intereses  disímiles y opiniones muy distintas tanto sobre el Estado y los asuntos públicos como de las cuestiones relacionadas con las iniciativas privadas; también son muchas y arraigadas las distorsiones de los fines del poder y de las relaciones entre los elegidos y el resto de la población.

A los efectos de ampliar la perspectiva, recordemos lo escrito por Michel Foucault: “Desde hace siglos el Estado ha sido una de las formas de gobierno humano de las más extraordinarias y también de las más temibles.

El hecho de que la crítica política haya reprochado al Estado que sea simultáneamente un factor de individualización y un principio totalitario resulta muy revelador. Basta observar la racionalidad del estado naciente y conocer cuál fue su primer proyecto de policía para darse cuenta que, desde sus comienzos, el Estado fue a la vez individualizante y totalitario. Oponer al Estado por tanto el individuo y sus intereses es tan aventurado como oponerlo a la comunidad y sus exigencias.

La racionalidad política se ha desarrollado e impuesto a lo largo de la historia de las sociedades occidentales. En un primer momento se ha enraizado en la idea del poder pastoral, más tarde en la de la razón de Estado. La individualización y la totalización son dos de sus efectos inevitables. La liberación no puede venir por tanto del ataque a uno u otro de estos efectos sino del ataque a las raíces mismas de la racionalidad política”. (2)

Asimismo, es importante tener presente que la ampliación de las instancias participativas es relativamente nueva pues, no hace muchos años que en las normas constitucionales prevalecía que los políticos elegidos eran los únicos que interpretaban la opinión pública en general, de los grupos específicos y de los particulares y tampoco se concebía al ciudadano monitoreando a las autoridades ni expresando su parecer salvo en las elecciones bastante espaciadas por cierto.

De esa manera, al redactar las normas y al tomar algunas decisiones no era obligatorio escuchar a la población. En este sentido cabe señalar que, en el Tercer Milenio, hay quienes optan por sistemas donde taxativamente se establece que la población no delibera ni gobierna si no es a través de sus representantes, ni siquiera en las instancias de la consulta salvo en los ya citados actos electorales, aunque en los mismos se contrasten programas de acción vacíos de contenido y se confronten publicidades más próximas a propuestas fantásticas de vacaciones gratuitas en paraísos inexistentes.

En síntesis, al participar como ciudadanos estamos realzando la administración de los intereses públicos, es decir, estamos construyendo nuestro propio presente. Y eso ya es bastante.

En este mismo orden de ideas, la alternancia en el poder contribuye en mucho al desarrollo de las instituciones democráticas acrecentando, al mismo tiempo, las oportunidades que más ciudadanos se sumen a los procesos políticos.

Al respecto recordemos que hay quienes amañan normas que juraron respetar para viabilizar perpetuarse en el poder.

La opacidad de ciertos actos de gobierno favorece notablemente el desentendimiento por parte de la población generalizándose la anomia, las propuestas electorales radicales, el avance de los absolutistas, etcétera.

¿Los habitantes aceden fácilmente a la nómina completa de todos los empleados públicos, cual es costo anual total en sueldos o equivalentes y qué tarea realiza cada uno?

Las cartas orgánicas redactadas participativamente son herramientas institucionales que favorecen que el tratamiento de los asuntos locales sean también oportunidades para la edificación de sociedades inclusivas.

 

NOTA Y REFERENCIAS

Alejandro Rojo Vivot, especialmente invitado, fue expositor principal en la “Primera Jornada de síndrome de Down e integración de personas con capacidades diferentes”. Posadas, Provincia de Misiones, Argentina. 1990.

1) Stefanelli, Gustavo; Nieto, Marcelo y Belardi, Juan. Participación ciudadana: ¿posibilidad o realidad? en El municipio argentino. Centro Editor de América Latina. Página 102. Buenos Aires, Argentina. Julio de 1992.

2) Foucault, Michel. La vida de los hombres infames. Editorial Altamira. Página 205. La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abril de 1

Lo más visto
430028512_721232176864248_7542261737604298264_n

Monomarca Accent de Punta Arenas inicia su campeonato 2024 en El Calafate

Pablo Perret
Deportes 28/02/2024

Tras la asistencia masiva de magallánicos hasta el autódromo Enrique “Quique” Freile de la ciudad de El Calafate Argentina, con motivo de la apertura del Campeonato del TC, los dirigentes pisteros de las categorías de Punta Arenas sostuvieron una reunión con sus pares de la ciudad del glaciar.

WhatsApp-Image-2024-02-27-at-11.34.01-1024x558

A horas del límite. Peligran unos 3.000 empleos por la paralización de las represas

EconoJournal / Ahora Calafate
Santa Cruz 29/02/2024

Hoy vence el acuerdo entre la UTE a cargo de la obra y los gremios, por el cual los trabajadores cobran un 80% del sueldo, a la espera de que se reactive la construcción. El Ministerio de Economía aún no gestionó el desembolso del crédito chino por 500 millones de dólares para seguir con la obra y, a diferencia de ocasiones anteriores, el Estado Nacional no tiene previsto girar ningún recurso para luego cobrarlo cuando llegue el dinero.