Bote Dragón para mujeres recuperadas de cáncer de mama llega a Santa Cruz

Deportes 25/05/2021 Por Pablo Perret
Desde este mes en Río Gallegos e impulsado por el equipo de Género y Deporte, llegó este programa que se practica en otros lugares de la Argentina y la idea es que se sumen más ciudades de Santa Cruz, como el Club Náutico de El Calafate. Origen de la disciplina. Su práctica en la Argentina y en el mundo.
Bote Dragon Río Gallegos

La secretaria de Deportes de la provincia que depende del Ministerio de Desarrollo Social, tiene un equipo que es de Género y Deporte y ahí hay dos personas que están trabajando, Verónica Cachi y Analía Herrera.

Dentro de ese equipo desde hace unas semanas en Río Gallegos se puso en marcha el Programa “Bote Dragón” y la idea es que pueda crecer en la provincia como está creciendo en el país.

Así Verónica Cachi dialogó con el programa “Marathon”, contando que es Bote Dragón, “es un programa que consiste en una actividad acuática de Remo con una categoría única que es de mujeres recuperadas de cáncer de mama, a nivel país hay 19 equipos con el que se ha conformado en Río Gallegos en este último tiempo, la intención es sembrar la semilla a nivel provincial y comenzamos en la ciudad capital”.

Sobre en qué consiste el programa, Cachi en FM DIMENSIÓN explicó, “esto se inició el 3 de mayo en Río Gallegos, es un programa integral donde también se trata de lograr otros objetivos, como el paradigma de aquellas mujeres que sufrieron cáncer de mama y sacar el mito de que aquellas mujeres que sufrieron esta enfermedad pueden hacer deporte. Así que también se acompaña con actividades de fortalecimiento para que las mujeres estén en condiciones con el deporte que van a practicar y junto con la psicóloga Analia Herrera trabajar en equipo y conocer la historia de cada compañera. También es importante mencionar que la instructora de Remo, es Irma Montiel que es también recuperada de cáncer de mama y la verdad que ya se ha conformado un grupo de 15 mujeres esperando que se suman más mujeres.”

En el CEPARD de Río Gallegos se entrenan tres veces por semana desde que comenzaron y se trabaja en distintos aspectos, después tienen un trabajo específico de Remo qué ayuda al drenaje linfático qué las mujeres llevan de por vida en el brazo por su operación o cirugía y que también tiene una parte de rehabilitación más allá de los beneficios que tiene hacer cualquier actividad deportiva.

Sobre la posibilidad que esto se replique en el resto de la provincia, Verónica Cachi enfatizó, “la idea es llegar al resto de la provincia, obviamente todavía está bueno ya que recibimos una invitación para dar una charla por zoom a una asociación de mujeres también con cáncer de mama de Caleta Olivia, estamos esperando la confirmación, pero sí la idea sería que esto sea a nivel provincial, para poder conformar varios equipos y poder hacer una competencia o una exhibición o un encuentro entre todos.”

Por eso y pensando en voz alta y como es una actividad que se puede realizar con una institución náutica, el Club Náutico Lago Argentino podría ser el club que nuclee esta buena actividad.

El origen de la disciplina

La técnica de remo en Bote Dragón es una disciplina de origen chino que tiene dos mil años de historia. La leyenda más popular se remonta a la historia de Qu Yuan (340 – 278 a. C.) un poeta patriótico que se ahogó en el Río Miluo el quinto día del quinto mes lunar chino, cuando su amado estado de Chu cayó en el estado de Qin.

Enterados de su muerte, los lugareños remaron en el río para buscar su cuerpo, pero no pudieron encontrarlo. Para preservarlo, navegaron golpeando el agua con sus remos y los tambores para ahuyentar a los espíritus malignos. Hasta la actualidad, la carrera de Bote de Dragón es la actividad más importante durante el festival que se realiza cada año. En esas carreras, los equipos reman armoniosa y apresuradamente, acompañados por el sonido de tambores. Se dice que el equipo ganador tendrá buena suerte y una vida feliz en el año siguiente.

Su práctica en Argentina y el mundo

El deporte de remo en Bote Dragón o Dragon Boat es practicado por millones de personas en todo el mundo. Equipos formados por mujeres con historias de cáncer de mama hay en 30 países, entre ellos Argentina, Canadá, Brasil, China, Estados Unidos, Nueva Zelanda, entre otros, que en total suman 240 grupos. Cada cuatro años se realiza el festival internacional en el que participan estos equipos de mujeres. El último fue en Florencia, Italia, en 2018, al cual asistieron 4.000 mujeres de todo el mundo, incluida una delegación de las Dragones Rosas. El próximo será en 2022 en Nueva Zelanda.

La movida a nivel internacional surgió hace más de dos décadas, de la mano del estudio del médico canadiense Donald McKenzie, quien demostró los beneficios de este deporte náutico: actúa como drenaje linfático natural al prevenir que los brazos se hinchen tras la mastectomía.

En 1996, McKenzie, especialista en medicina del deporte, de la Universidad de British Columbia de Vancouver, Canadá, formó el primer grupo experimental de remo compuesto por mujeres operadas de cáncer de mama. Optó por el Bote Dragón porque la palada en estas embarcaciones requiere de un ejercicio grupal repetitivo, muy exigente. El trabajo concluyó que el entrenamiento continuo y progresivo de torso y brazos ayuda a evitar la generación de linfedema, un efecto secundario muy común en pacientes operados con vaciamiento axilar. Y además brinda un beneficio anímico al generar un espíritu de equipo, amistad y confianza.

¿Cómo llegó a la Argentina? Adriana Bartoli es una platense que vive en Canadá e integra el grupo Abreast in a Boat (AIAB), la primera tripulación formada en Vancouver a raíz del trabajo del doctor McKenzie. Bartoli impulsó en nuestro país el comienzo de la actividad que fue tomada por un grupo de mujeres, entre las cuales está la mayoría de las integrantes de Dragones Rosas.

Hoy en la Argentina hay 14 equipos que practican este deporte náutico. Nueve de ellos tienen la membresía de la IBCPC (International Breast Cancer Paddlers Commission), la comisión que nuclea a las remadoras que enfrentaron al cáncer de mama. Cada uno de ellos, menos el de Córdoba, posee la palabra “Rosa” dentro de su nombre, para hacer homenaje al color del lazo que representa la lucha contra la enfermedad.

Los equipos están distribuidos en La Plata (Dragones Rosas y Remeras Rosas), Buenos Aires (Rosas del Plata, en Tigre), Córdoba (Amazonas de Córdoba), Santa Fe (Chicas Pink), Neuquén (Poderosa Río Negro, Rosas del Limay, Rosa Fenix Patagonia Argentina), Río Negro (Nahuel Rosa, en Bariloche). Los que están en formación no inscriptos aún son: Santa Fe (Rosas del Jaaukanigas, en Reconquista y Rosa Río, en Rosario), Neuquén (Rosas de Los Andes de San Martín de Los Andes), Río Negro (Rosas del Pellegrini, en Cinco Saltos), Chaco (en Resistencia).

Pablo Perret

Periodista desde octubre 1988. Fundador y Conductor del programa "Marathon Deportiva" julio 1992. En FM DIMENSIÓN desde marzo 2005. Fundador y miembro de AHORA CALAFATE desde 2007

Te puede interesar