APUNTES CIUDADANOS: AY CARMELA

Opinión 06/12/2020 Por Alejandro Rojo Vivot
El humor siempre es una buena herramienta para decir ciertas cosas en momentos difíciles y, Alejandro Rojo Vivot (1) lo escribe en esta columna como el humor político es claro ejemplo de esto. HUMOR, POLÍTICA Y AFINES CCXLVI.
Fray Mocho 12 julio 1921

FOTO: ARV. FRAY MOCHO. BUENOS AIRES,  12 DE JULIO DE 1921

“La clasificación hecha hasta ahora se basa, por un lado, en los medios técnicos, y por otro, en el empleo del chiste en el discurso oral (chiste por efecto del sonido, juego de palabras, chiste caricaturizante, satisfacción chistosa)”. [2]

 

Sigmund Freud (1856-1939)

 

El humor le permite a los seres humanos expresarse aún en graves situaciones; es más en circunstancias terribles el humor contribuye de sobremanera inclusive para decir de un modo aceptable en un contexto determinado.

En el mismo sentido, el humor político coadyuva de manera eficaz en el ejercicio del disenso, la confrontación de ideas, etcétera.

Es oportuno recordar que el austríaco Peter Ludwinng Berger (1929-2017) escribió que: “Lo cómico es más fugaz (que el juego), está más entrelazado con el tejido de la vida cotidiana, y a la inversa, es menos probable que el juego aparezca como un subtexto sutil sino que, por el contrario, reaparezca como un subtexto sutil sino que, por lo contrario, requiere más bien una separación más deliberada de las actividades corrientes”. [3]

Los soldados españoles que durante seis años lucharon contra el ejército invasor napoleónico (1808-1814), entonaban una humorística canción “El paso del Ebro” [4] o “Ay Carmela”. [5]

Durante la Guerra Civil (1936-1939) los republicanos retomaron sus estrofas para mofarse de los falangistas, siendo un claro ejemplo de humor político popular.

“El Ejército del Ebro, / rumba la rumba la rumba la.

El Ejército del Ebro, / rumba la rumba la rumba la / una noche el río pasó, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / una noche el río pasó, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Y a las tropas invasoras, / rumba la rumba la rumba la.

Y a las tropas invasoras, / rumba la rumba la rumba la / buena paliza les dio, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / buena paliza les dio, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

El furor de los traidores, / rumba la rumba la rumba la.

El furor de los traidores, / rumba la rumba la rumba la / lo descarga su aviación, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / lo descarga su aviación, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Pero nada pueden bombas, / rumba la rumba la rumba la.

Pero nada pueden bombas, / rumba la rumba la rumba la / donde sobra corazón, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / donde sobra corazón, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Contraataques muy rabiosos, / rumba la rumba la rumba la.

Contraataques muy rabiosos, / rumba la rumba la rumba la / deberemos resistir, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / deberemos resistir, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!

Pero igual que combatimos, / rumba la rumba la rumba la.

Pero igual que combatimos, / rumba la rumba la rumba la / prometemos combatir, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela! / prometemos combatir, / ¡Ay Carmela! ¡Ay Carmela!”.

De esa misma época es “Si me quieres escribir”. [6]

El humor político y el cancionero popular están estrechamente relacionados aunque, a veces, haya quienes lo desdeñen.


[1] Expositor principal especialmente invitado en la“Jornada de Síndrome de Down e Integración de Personas con Capacidades Diferentes”. Posadas, Provincia de Misiones, Argentina. (1990).
[2] Freud, Sigmund. El chiste y su relación con lo inconsciente. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Tomo I. Página 1033. Madrid, España. 1973.
[3] Berger, Peter Ludwing. Risa redentora. La dimensión cómica de la experiencia humana. Editorial Kairós. Página 42. Barcelona, España. 1999.
[4] Sangrienta y prolongada batalla desarrollada en las cercanías del río Ebro, entre julio a noviembre de1938.
[5] Hemos encontrado distintas versiones de la letra.
[6] A veces se la menciona como “El frente de Gandesa” o “Ya sabes mi paradero”.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Te puede interesar