Transportistas del Turismo piden al Presidente urgentes medidas para evitar el colapso

Medianos y pequeños empresarios del sector, entre ellos de El Calafate, enviaron una carta a Alberto Fernández describiendo una situación de extrema gravedad que “nos ha dejado al borde de desaparecer”, manifiestas. Piden una serie de medidas urgentes.
transportistas [Marca agua]
Foto Archivo (Santino D'Angelo)

En una carta fechada hoy viernes, varias cámaras empresarias de pequeños transportistas del turismo, describieron al Presidente Alberto Fernández la delicada situación que atraviesan, piden urgentes medidas para evitar el colapso del sector. Entre las entidades firmantes está la Asociación de Transportistas Independientes de El Calafate (ATIC).

“Las empresas adheridas a nuestras entidades son en su gran mayoría pequeños emprendimientos familiares que desde hace muchísimos años vienen conformando un sector sumamente competitivo y de calidad, pero el más endeble del transporte de pasajeros por automotor, toda vez que no se recibe ningún tipo de subsidio ni de compensación económica alguna por parte del Estado Nacional”, comienza diciendo la carta a la que accedió AHORA CALAFATE.

La pandemia generada por el virus COVID-19 y las medidas que el Poder Ejecutivo Nacional han producido la paralización total y absoluta de la actividad del transporte para el turismo y de oferta libre en todo el país.

“Esta situación de extrema gravedad nos ha dejado al borde de desaparecer, ya que no se obtienen ingresos de ningún tipo y los costos fijos de la actividad se mantienen”, afirman los transportistas de turismo.

“Esto está generando que muchas empresas no tengan otra alternativa que pedir su propia quiebra y consecuentemente muchísimos empleados directos e indirectos de la actividad, se quedarán sin el sustento de sus familias”, describen. 

Los pequeños y medianos transportistas del turismo  indican que todo el territorio nacional, el sector emplea a más de 25.000 empleados directos y que posee un parque habilitado a nivel nacional de más de 15000 unidades. 

“Señor Presidente  acudimos a Usted ante la falta de respuestas por parte del Ministerio de Transporte y de sus órganos dependientes”, remarcan. Los transportistas le cuentan a Alberto Fernández que en diversas reuniones mantenidas con funcionarios de rangos medios (que son los únicos que nos reciben) planteamos las medidas urgentes que el sector necesita de manera clara y concisa, y pese a la buena voluntad de los interlocutores, las mismas nunca llegaron. 

También comparan las inexistentes respuestas que tuvieron frente al tratamiento que dieron a otros sectores del transporte. “El Ministerio de Transporte de la Nación ha comprometido cuantiosos recursos económicos para las empresas de transporte interjurisdiccional público (1200 millones) También asiste permanentemente con enormes sumas de dinero al sector urbano y suburbano del interior del país (sobre el cual no ejerce ningún tipo de gobernanza); También, el  transporte de escolares es posible que increíblemente reciba compensaciones económicas por parte del Estado Nacional 600 millones,(pese a ser un servicio de jurisdicción municipal y/o provincial en algunos casos)

Por su lado, hasta el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha dado beneficios excepcionales a los servicios de taxis, Remises y escolares; y las provincias financian y asisten a sus transportistas locales.

“Las medidas enunciadas nos parecen acertadas señor Presidente, pero ¿cómo se explica que todo el transporte automotor del país reciba ayuda económica y medidas excepcionales por parte de los poderes políticos, y nuestro sector sea discriminado permanentemente y condenado al quebranto?”, le preguntan.

“Solo reclamamos IGUALDAD señor Presidente. Resulta inconcebible que todas las modalidades del transporte automotor reciban ayuda excepto la nuestra”.

Tras describir la situación los pequeños y medianos transportistas turísticos plantean una serie de medidas.

1.- Asistencia económica directa.

2.- Exención del pago de patentes (tal como lo tiene el transporte urbano y suburbano radicado en CABA y en PBA)

3.- Exención del pago de la Tasa Nacional de Fiscalización del Transporte. Es un enorme sinsentido exigir el pago de la tasa de fiscalización cuando el sector se encuentra sin trabajar. (Tenga en cuenta señor Presidente que la CNRT solo difirió los vencimientos de los pagos, lo cual nos generará una deuda imposible de afrontar.)

4.- Renovación automática de los permisos de Turismo y Oferta Libre (hoy por hoy son las únicas modalidades sujetas a la potestad nacional a las cuales se les exige el trámite y pago de las tasas de renovación) 

5.- Extensión de la vida útil de 1 (un) año más a los transportes de pasajeros habilitados.

6.- La creación del Programa de Asistencia al Transporte Privado de Pasajeros, a nivel Federal.

7.- Exención de impuestos directos, durante el periodo de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio y con esto la prohibición del Transporte Interjurisdiccional

8.- Extensión de ATP por 6 meses una vez finalizada la pandemia a las empresas que cayeron considerablemente su facturación.

Te puede interesar