Alertan sobre un “cataclismo” en el campo santacruceño

En el 2020 se conjugaron un invierno extremo y la Pandemia, que ocasionan pérdidas en la producción y muy malas perspectivas comerciales de lana y carne.

El riguroso invierno ocasionó una elevada mortandad y debilidad de ovinos que impactará en la calidad y cantidad de carne. La Pandemia frenó la demanda de lana para la producción textil. Los 40 millones que recibirá Santa Cruz por la Emergencia Agropecuaria no alcanzan a cubrir ni el flete del forraje para intentar recuperar al ganado. El presidente de la FIAS, Miguel Obyrne, describió el panorama que enfrenta el campo en Santa Cruz. 

“Tras las intensas nevadas del invierno ahora los animales están tratando de recuperarse. Lo que se está viendo  es que los animales en líneas generales manifiestan debilidad”, describió O’byrne.

La mortandad de animales aún está siendo calculada con relevamientos en los campos. Pero ya se sabe que la zona más impactada es el corredor de la Ruta Nacional 40 y toda la meseta central, donde estuvo la nieve y el hielo durante todo el periodo invernal. Allí las muertes “van a seguir ocurriendo hasta el mes de octubre”, indicó el dirigente rural.

EFECTO DEL INVIERNO

Las pérdidas calculadas no deben superar el 10% de la hacienda, por cuestiones climáticas y de depredación. “Cualquier cosa por encima del 10% es grave y sobre el 20% significa que no hay retorno, no hay forma de naturalmente reponer los animales”.

En el mes de agosto el Gobierno de Santa Cruz declaró el estado de Emergencia y/o Desastre Agropecuario. Cuando las pérdidas son del 50 % se considera a ese establecimiento rural en Emergencia, y el estado de Desastre es cuando más del 80%  de la producción se ha perdido. 

Ganaderia-y-nieve-en-la-PatagoniaVIDEO. El fuerte impacto del duro invierno en el campo santacruceño

O’Byrne estimó de acuerdo a las primeras informaciones que la gran mayoría de los productores están dentro de la Emergencia, no solamente por la cantidad de cabezas pérdidas, sino por la merma del peso de los animales y la merma en el nacimiento de corderos. 

“Sin ninguna duda habrá menos producción de carne vacuna y ovina por la cuestión climática”, remarcó el dirigente rural.

También mencionó la influencia negativa de la paralización de la actividad turística, que es altamente demandante de las carnes santacruceñas. “No hay turismo y no  se prevé que haya turismo este verano tampoco. Así que si no abren los hoteles y restaurantes no se va a vender mucha carne local”. 

 

PANDEMIA

A los efectos del duro invierno se suman los de la Pandemia, que ocasiona problemas en la comercialización y caída de la demanda. “Está el problema comercial: no poder colocar la carne. La carne vacuna será de inferior calidad. La carne ovina se colocará más lentamente, será también de menor calidad pero va a ser de mucho menor volumen”.

“Es muy preocupante el panorama de la lana – prosiguió O’Byrne en la entrevista con FM DIMENSION de El Calafate - Somos altamente dependientes de ella y en este momento no hay mercado ni internacional ni local ya que no hay demanda. Básicamente no se vende ropa en ningún comercio del mundo, por la cuarentena general. Así que las fábricas están cerradas, no compran materias primas. No hay quien compre lana salvo algunas operaciones esporádicas”.

aTroperosSilverTucu3b

El presidente de la  FIAS aseguró que “de venir del 2018 y 2019, dos años muy buenos de precios y de colocación de productos, vamos a pasar a un cataclismo en el año 2020”. 

“Va a ser un gran cataclismo y bueno vamos a ver cómo va sobrellevar la situación el pequeño y mediano productor que siempre tiene poco margen”, agregó O’Byrne en el programa Radio Activa. 

En tal sentido reveló que en el Gobierno Provincial se está trabajando en la implementación de una línea de crédito de corto plazo para hacer frente a los costos de la esquila y la compra de alimento suplementario para recuperar el peso del ganado.

EMERGENCIA INSUFICIENTE

También indicó que ya se ha aprobado 40 millones de pesos para la Emergencia de Santa Cruz. “Ahora hay que ver esa plata como baja a la provincia y en qué se aplica”.

O’Byrne indicó que la cantidad es “ineficiente” y no alcanza para cubrir costos que ya fueron asumidos por los productores. Describió que “estamos gastando algo así como 100 millones de pesos en el flete para traer forraje” (de Rio Negro, Chubut y Neuquen) y otros 100 millones de pesos justamente en la compra de ese alimento. 

En tal sentido indicó que se está evaluando si parte de ese monto que recibirá Santa Cruz se destina a acelerar la obra de silos en el puerto de Punta Quilla, que almacenarán granos y suplementos para facilitar el abastecimiento del ganado santacruceño, en el proceso denominado “suplementación estratégica”. 

Te puede interesar