Ahora Calafate Ahora Calafate

CARTAS ORGÁNICAS: VECINOS EN ACCIÓN

Cada vecino es importante en su participación ciudadana en sus ciudades, estar atentos y alertas y con el involucramiento activo se pueden lograr y mejorar nuestras sociedades. Por eso la Participación Ciudadana es esencial para mejorar nuestras democracias. Por Alejandro Rojo Vivot.

Opinión 30/06/2021 Alejandro Rojo Vivot - Escritor
20200909 Bahía Encerrada cesto basura

FOTO: ARV. CESTO DE BASURA PÚBLICO. BAHÍA ENCERRADA, USHUAIA. 2020

“Los cambios ocurren solamente cuando las personas cambian. El crecimiento, cuando las personas crecen”. [1]

 

Robert Tomasko (1948)

 

Las formas de participación de la ciudadanía son muy diversas y están formuladas desde distintas estrategias y perspectivas, es decir, directamente a través de cada vecino que decide involucrarse, expresarse por su propia voz y, llegado el caso, decidir o por intermedio de grupos organizados con intereses específicos o generales; la forma de excelencia es mediante el voto por el cual periódicamente son elegidas las autoridades y legisladores locales, provinciales, nacionales e internacionales; hay que sumar la decisión sobre las respectivas y formales plataformas electorales.

NORMAS PÉTREAS

Las cartas orgánicas establecen taxativamente, diversos aspectos que atañen al accionar vecinal proponiendo, debatiendo, etcétera, por ejemplo: “Por Ordenanza se establecerán procedimientos de participación ciudadana en la priorización de la asignación de recursos”. [2]

Los procesos de redacción y, eventualmente, modificación, son principales para que la calidad de las normas sea también el resultado de los aportes de quienes se sumen a esos cometidos.

Desde luego que los aspectos técnicos deben explicarse en detalle a fin de la comprensión generalizada pues, para la participación responsable es principal el análisis, la búsqueda de antecedentes, el cuidado en la redacción, la especificidad, etcétera.

LOS VECINOS DEBE ESTAR ATENTOS

Al asumir quienes fueron elegidos para determinados cargos, con relativamente altos sueldos financiados por los contribuyentes, juran cumplir con las promesas electorales, las específicas fechas de iniciación y de finalización de mandatos, condiciones de reelección, etcétera. De producirse un cambio en la Carta Orgánica o la Constitución como, por caso, la extensión del plazo de ejercicio: de 4 a 6 años, reelección indefinida, etcétera, siempre comenzará a regir a partir del siguiente período para que sean las primeras implicadas las autoridades elegidas a continuación del mandato que está transcurriendo.

A fuerza de ser reiterativos en aras de la claridad, por ejemplo: la intendenta Margarita Pérez, en sus primeros dos años de su segundo mandato de cuatro, promueve una reforma a la respectiva Carta Orgánica que establece los antedichos cuatro años, ampliando a seis años el período. En ese caso, triunfando serían seis más otros seis quedándose doce años. Siempre debe cumplir con lo que juró acatar. (Máximo ochos años).

En la Provincia de Mendoza: “El gobernador y el vicegobernador durarán 4 años en el ejercicio de sus funciones y cesarán en ellas el mismo día en que expire el período legal, sin que evento alguno determine su prorrogación por un día más, ni tampoco se lo complete más tarde”. [3]

Cabe recordar que en la Provincia de Córdoba está establecido que “El Gobernador y Vicegobernador pueden ser reelectos o sucederse recíprocamente por un nuevo período corriente. Si han sido reelectos o se ha sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos sino con el intervalo de un período”. [4]

EL PUEBLO EJERCIENDO

A mayor participación más sentido de pertenencia y orgullo por estar involucrado: por caso, cuando se construyen proyectos que surgieron del Presupuesto Participativo: ¡esa plaza la pensamos entre varios vecinos y allí está!

“La participación ciudadana se constituye como un componente imprescindible de un Estado democrático, ya que lo afirma, consolida y le otorga contenido, base de conformación de una real democracia participativa, que no excluya el concepto de representatividad sino que lo enriquezca permanentemente abriendo nuevos canales para la participación de los individuos y grupos sociales”. [5]

De lo expuesto se desprende claramente que la democracia debe alentar el involucramiento de la población en los procesos de toma de decisiones y el monitoreo de los asuntos públicos, como parte de una estrategia de cualificación del sistema.

Para que la participación de la ciudadanía sea tal, al menos, deben darse cinco cuestiones inexcusables:

- el libre acceso a la información pública
- posibilidades efectivas e institucionales para, eventualmente, expresarse por su propia voz como, por ejemplo, mediante la Banca del Vecino
- involucrarse en la elaboración de los presupuestos participativos
- que sus opiniones sean tenidas en cuenta, es decir, escuchadas y expresamente fundados cuando sean desestimadas
- que todos los actos sean públicos
- que los acuerdos sean respetados.
 

TENEMOS BUENAS OPORTUNIDADES

Entrados el siglo XXI muchos de los sistemas de gobierno democráticos continúan consolidándose pero, también, la humanidad sigue sufriendo las consecuencias de la violencia armada como estrategia política para la toma del poder. El siglo XX nos dio una lección personal: nunca, nunca, las desviaciones y debilidades extremas de los sistemas democráticos se resuelven si no es con acciones de cualificación de la institucionalidad y la libertad.

Amañar las normas en beneficio de unos pocos es una certera afrenta a la condición humana.

Existen numerosos ejemplos de comunidades que, con su participación activa y a través de sus autoridades y representantes electos, han logrado avanzar en sancionar normas que mejoran notoriamente el funcionamiento de la democracia y, por ende, el mayor bienestar general de todos los habitantes. Entonces, la cuestión de fondo es mantener activa la participación de la población, contribuyendo positivamente en la tarea primaria que realizan los que tienen la responsabilidad de legislar y ejecutar las acciones inherentes a los poderes públicos.

Los ciudadanos aportando responsablemente es uno de los principales indicadores necesarios para el desarrollo sustentable de cada comunidad; los ejemplos son muchos y variados como la preservación ambiental.


 
[1] Tomasko, Robert. Cinco actores en escena. Revista Gestión. Volumen 3; Número 4. Página 120. Buenos Aires, Argentina. Julio- Agosto de 1998.
[2] Convención Constituyente Municipal. Carta Orgánica. Artículo 161°. Rawson, Provincia del Chubut, Argentina. 2 de noviembre de 2005.
[3] Convención Constituyente. Constitución. Artículo 114°. Provincia de Mendoza, Argentina. Boletín Oficial. 28 de Diciembre de 1916.
[4] Convención Constituyente. Constitución. Artículo 136°. Provincia de Córdoba, Argentina. 
[5] Fidyka, Leopoldo. La participación comunitaria. Ministerio del Interior. Página 13. Buenos Aires, Argentina. Diciembre de 1995.

Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

LEE TAMBIEN

20210108 camioneta estacionada en la vereda

CARTAS ORGÁNICAS: LA DIGNIDAD COMO MODO DE DESARROLLO

Alejandro Rojo Vivot - Escritor
Opinión 21/07/2021

En cada una de nuestra ciudades el desarrollo sustentable tendría que ser un tema siempre en la agendas, donde los servicios públicos como el agua y las cloacas son esenciales para la dignidad del desarrollo urbano. Por Alejandro Rojo Vivot.

Constitución y democracia Félix R. Loñ Lerner Editores Asociados Buenos Aires Julio 1987

CARTAS ORGÁNICAS Y LAS AUTONOMÍAS ORIGINARIAS

Alejandro Rojo Vivot - Escritor
Opinión 26/05/2021

Los procesos democráticos participativos son una herramienta donde cada participación ciudadana puede enriquecer los mismos y de esa manera mejorar nuestras sociedades. Santa Cruz después de seis décadas aun ninguna ciudad vivió este momento.

Yo acuso 2

CARTAS ORGÁNICAS Y LA INFORMACIÓN PÚBLICA PROACTIVA

Alejandro Rojo Vivot - Escritor
Opinión 19/05/2021

La información siempre es uno de los pilares fundamentales en nuestras democracias y para eso hay que trabajar mucho en hacerla de la mejor manera posible. Lamentablemente ninguna ciudad de Santa Cruz paso por esta experiencia. Por Alejandro Rojo Vivot - Escritor

Las más leídas

Newsletter