“El desarrollo económico no puede ir en contra del ambiente y la comunidad”

Represas 11/11/2020
A través de una carta abierta, investigadoras/es del CONICET e integrantes del grupo Estudios sobre Territorios, Poder y Ecologías desde el Sur (ESTEPES) hacen un llamado a la responsabilidad y compromiso ético de los/las profesionales de Parques Nacionales, IANIGLA e INPRES, para que brinden información certera al Corte Suprema, que solicitó detalles sobre el impacto de las represas en el Río Santa Cruz
represas_vista aerea-RSC1

“La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha hecho un llamado a cuatro importantes instituciones públicas para expedirse sobre cuestiones concretas relacionadas con la implementación y el avance de las obras de los Aprovechamientos Hidroeléctricos del Río Santa Cruz (AHRSC). El llamado va dirigido a la Administración de Parques Nacionales (APN), al Instituto Argentino de Nivología y Glaciología (IANIGLA), al Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) y al propio poder ejecutivo.

Los AHRSC son un proyecto en marcha de dos mega represas sobre el río Santa Cruz, en la provincia patagónica homónima, con el fin pretendido de incrementar la capacidad del sistema eléctrico nacional en aproximadamente un 4%. Este proyecto presenta debilidades de gran magnitud, denunciadas por variados sectores sociales, tanto en aspectos técnicos, económicos, políticos, sociales como ambientales. Los AHRSC destruyen una de las mayores cuencas hídricas del país, siendo ésta singular por ser netamente glaciaria (sus fuentes son los grandes glaciares patagónicos) y por ser un elemento troncal del ecosistema y las sociedades patagónicas australes.

Como investigadoras/es del CONICET e integrantes del grupo Estudios sobre Territorios, Poder y Ecologías desde el Sur (ESTEPES) queremos hacer un llamado a la responsabilidad y compromiso ético de los/las profesionales que integran las instituciones interpeladas en la elaboración de sus informes. 

Presentamos este documento que resume los principales elementos de alarma que identificamos, pero hacemos público también para quién le pueda interesar, un documento más extenso y completo que vierte mayor claridad sobre las preocupaciones que exponemos a continuación.

Somos conscientes de que la APN no puede negar la trascendencia de un río Santa Cruz fluyendo libre hasta el mar para la conservación del ambiente natural de la región. Tanto las nacientes como la desembocadura del río Santa Cruz se ubican dentro Parques Nacionales. Dos parques que basan su riqueza en el patrimonio hidrológico: los glaciares y lagos del Parque Nacional Los Glaciares (con el glaciar Perito Moreno, Patrimonio Mundial de la Humanidad), y el estuario del río en el Parque Nacional Monte León (hogar de múltiples especies animales de gran valor biológico).

¿Cómo sería posible considerar que dos mega represas que predestinan a la desaparición al río que vincula a estos Parques Nacionales, no los afecte negativamente?

La Corte espera también una respuesta del IANIGLA. Es de público conocimiento que el IANIGLA y otros importantes glaciólogos del ámbito nacional e internacional han expuesto algunos factores preocupantes en lo relativo a los AHRSC:

- Citando al Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) de los AHRSC, “la diferencia entre los niveles embalsados y naturales es apenas decimétrica”. Es decir, que aunque según los modelos hidrológicos sea mínimo, con la presencia del embalse Cóndor-Cliff, hay un acople entre el embalse y el lago.

- Los procesos naturales a la escala de estudio no son predecibles con precisión debido al gran conjunto de variables en juego y su magnitud, los modelos predictivos de comportamiento hidrológico son indicativos, pero no certeros.

- Cambios menores en el nivel del lago pueden afectar masivamente a los glaciares.

- No hay un conocimiento suficientemente profundo del ámbito glaciario de la región.

- El EsIA no ha contemplado debidamente el ambiente glaciario de la región y no hay una línea de base de la cuestión glaciología.

- No ha sido debidamente considerado el contexto de calentamiento global que indudablemente generará cambios en el régimen hidrológico.

- El río Santa Cruz es un gran río de matriz netamente glaciaria, lo que lo hace casi único a escala global y le otorga por ello un interés singular desde el ámbito de la glaciología. 

En tercer lugar, la Corte requiere de los aportes del INPRES para conocer el contexto sismográfico asociado al proyecto. El INPRES ha reconocido públicamente en fechas recientes la existencia de la actividad sísmica inducida por actividades antrópicas. La ocurrencia de sismos por la acción humana es innegable (y el llenado de embalses es la tercera causa) y extensamente corroborada en la literatura científica. Vistos los antecedentes académicos y los particulares de la zona, es innegable la posibilidad de ocurrencia de sismos en la región por el llenado de los embalses.

Por último, la Corte Suprema interpela al Estado Nacional con el fin de verter mayor claridad sobre el estado de avance de las obras. Quisiéramos expresar nuestra preocupación al respecto dado el conocimiento que tenemos de algunos elementos clave que desarrollamos a continuación.

Desconocemos y nos alarman las consecuencias que para el proyecto pueda haber supuesto el importante incidente ocurrido entre octubre y noviembre de 2019 en el que la ladera donde se debía asentar el muro de la represa Condor-Cliff sufrió una fuerte fractura y desplazamiento.

Denunciamos el ocultamiento de información al respecto y el riesgo que supone el avance del proyecto ante los múltiples antecedentes que evidencian malas condiciones geotécnicas para la implementación de las infraestructuras sobre el terreno.

Denunciamos la incongruencia que supone la realización del proyecto de la línea de extra alta tensión (LEAT) que debe transportar la energía generada por las represas de modo independiente al propio proyecto, dado que atenta contra la Ley General de Ambiente.

Finalmente, expresamos nuestra preocupación por la ambigüedad en el tratamiento de los valores de las cotas topográficas en el proyecto. No tenemos certeza de las referencias que la UTE está considerando para desarrollarlo.

Con este documento hacemos un llamado a las instituciones a no subestimar una vez más la crisis ambiental. No es un eslogan político, sino una verdad científica, hemos llegado al umbral del colapso ambiental, y no podemos permitirnos dar más pasos en falso. El desarrollo económico no puede ir en contra del ambiente y la comunidad. El incremento de producción y consumo energético no son ya parámetros de bienestar. La desaparición de nuestro patrimonio ambiental no puede entenderse ni como progreso ni como soberanía.

Tenemos un deber para con la comunidad al gozar del inmenso patrimonio natural de nuestro país.

Los glaciares, el río, la fauna, son una responsabilidad que recae en nuestras manos. Es aquí y ahora cuando los principios precautorios y de equidad intergeneracional materializados en nuestra Ley General de Ambiente, pesan más que nunca.

Atentamente,

Grupo de Estudios sobre Territorio, Poder y Ecologías desde el Sur

Te puede interesar